Diario Vasco

Naciones Unidas, 17 may (EFECOM).- Las crecientes tensiones comerciales y geopolíticas pueden hacer descarrilar el buen rumbo de la economía global, según advirtió hoy Naciones Unidas en su revisión semestral sobre las perspectivas de futuro.

La ONU mejoró ligeramente sus perspectivas económicas en el mundo para 2018 y 2019, al vaticinar un crecimiento del 3,2 % en cada uno de esos años, la mejor cifra desde 2011.

Sin embargo, junto a esos progresos, considera que hay un aumento considerable de los riesgos, que dejan la puerta abierta a que el crecimiento sea "mucho más débil" del pronosticado.

Entre los mayores peligros, los expertos de Naciones Unidas destacan el aumento de las tensiones comerciales entre las grandes economías, la incertidumbre sobre las políticas monetarias, los niveles de deuda y la situación geopolítica.

"Cada uno de estos (factores) tiene potencial para hacer descarrilar las mejoras del crecimiento global que estamos viendo", aseguró en una conferencia de prensa Dawn Holland, jefa de la sección de Seguimiento Económico Global del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

Los aranceles anunciados este año por Estados Unidos y otras medidas comerciales unilaterales planteadas por el presidente del país, Donald Trump, son una de las principales preocupaciones para Naciones Unidas.

Según Holland, "una escalada de las disputas comerciales podría llevar a una marcada desaceleración en el comercio y las inversiones globales".

Las previsiones anunciadas hoy por la ONU se basan en la hipótesis de que las tensiones comerciales se mantengan bajo control, pero la organización advierte del riesgo de que haya represalias a las acciones estadounidenses y se creen nuevas barreras al comercio.

En ese escenario, Naciones Unidas cree que el crecimiento global podría verse muy afectado y desplomarse hasta un nivel de alrededor del 1,8 % en 2019.

El informe de la ONU recuerda que los movimientos de Trump constituyen un claro alejamiento del apoyo sin ambigüedades al sistema multilateral de comercio y avisa de que las barreras comerciales que buscan proteger industrias domésticas pueden terminar siendo "contraproducentes".

La mejora de las expectativas anunciada hoy por Naciones Unidas se basa principalmente en un crecimiento mayor del esperado en las economías desarrolladas gracias a una subida de los salarios, a condiciones favorables a la inversión y al impacto a corto plazo de las medidas de estímulo en EEUU.

Así, la previsión es que la economía estadounidense crezca un 2,5 % este año y un 2,3 % el próximo, mientras que la Unión Europea avanzaría un 2,2 % y un 2 %, respectivamente.

China, con un crecimiento superior al 6 % anual, y la India, por encima del 7 %, mantendrán un progreso robusto.

Con la demanda global en aumento, el comercio internacional se está acelerando, asegura Naciones Unidas, que prevé que muchos países exportadores de materias primas se beneficien de la subida de los precios de la energía y los metales.

Según la ONU, los países de Latinoamérica y el Caribe continuarán en general con su recuperación y crecerán un 2,1 % este año y un 2,5 % el próximo.

A excepción de Venezuela, que ha entrado en su quinto año de recesión, todos los Estados de la región verán avances en sus economías, aunque lejos de los grandes progresos vividos en los años 90 y la primera década de este siglo.