Diario Vasco

Moscú, 17 may (EFE).- La Cancillería rusa demandó hoy la inmediata liberación del jefe de la agencia estatal rusa RIA Novosti en Ucrania, Kiril Vishinski, detenido en Kiev por alta traición.

"Exigimos la inmediata liberación de Vishinski. Confiamos en que las organizaciones internacionales periodísticas y de derechos humanos no se mantengan al margen de la suerte de Vishinski", informó la Cancillería rusa en un comunicado.

Rusia llamó a la comunidad internacional a "prestar, de una vez por todas, la debida atención a la arbitrariedad legal y a la lucha sin principios contra cualquier disidencia que reina en Ucrania".

"En Rusia condenamos tales acciones represivas en relación con un periodista que siempre cumplió con su deber de manera honesta e íntegra", agregó.

A su vez, la nota oficial acusa a Kiev de pisotear la libertad de expresión y de intentar sofocar cualquier intento de mostrar la realidad ucraniana "de manera objetiva e imparcial".

La Justicia ucraniana, que se propone procesar por alta traición a Vishinski, dictó hoy dos meses de arresto contra el periodista como medida cautelar.

Justo después de ser detenido, Vishinski fue llevado por las fuerzas de seguridad a la región de Jersón, limítrofe con la anexionada por Rusia península de Crimea.

La Duma o Cámara de diputados rusa se dirigió hoy a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y al Consejo de Europa para que exijan a Kiev la inmediata liberación del periodista.

Esta semana, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) detuvo a Vishinski y, seguidamente, le acusó de alta traición y apoyo a las separatistas y autoproclamadas repúblicas populares prorrusas de Donetsk y Lugansk.

Según denunció el SBU, Vishinski recibió la misión de "viajar a Crimea para realizar actividades subversivas", además de que él y otros periodistas justificaban la anexión de Crimea, lo que le valió un premio estatal de manos del presidente ruso, Vladímir Putin.

Para realizar esas actividades Vishinski, que tiene doble ciudadanía rusa y ucraniana, recibía mensualmente 53.000 euros de Moscú, según fuentes ucranianas.

El Kremlin ya ha advertido de que tomará medidas de respuesta cuando se aclaren las circunstancias de la detención del periodista.