Diario Vasco

Vorónezh , 17 may .- La Unión Europea (UE) y Rusia mostraron hoy su interés en digitalizar la agricultura para mejorar la productividad, preservar el medioambiente y garantizar la seguridad alimentaria.

Representantes de ambas partes intervinieron en la conferencia bienal de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que se celebra esta semana en la ciudad rusa de Vorónezh.

El embajador de Bulgaria ante esa agencia de Naciones Unidas, Petio Petev, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE, remarcó los esfuerzos europeos para lograr "una agricultura electrónica más sostenible".

"Trabajaremos en dotar de más soluciones digitales a sectores como la agricultura y eliminar los obstáculos" que pueda haber, aseguró Petev, que agregó que la FAO tiene "oportunidades para promover" la tecnología digital en el campo.

El diplomático enfatizó que "los agricultores deberían estar involucrados en la recogida y la gestión de los datos digitales", para lo que la UE apoyará su participación en esos procesos con vistas a integrarlos en el sistema económico.

El jefe de Relaciones Internacionales del Ministerio ruso de Agricultura, Valeriy Sizov, apuntó que su país "se está moviendo" para introducir las nuevas tecnologías de información y comunicación en el sector.

En ese sentido, citó la creación de un centro para dar apoyo a los productores en la implementación de las políticas agrícolas.

Indicó que esa digitalización ha ayudado a multiplicar hasta por cinco veces la eficiencia en el sector primario y aumentar las exportaciones rusas de productos agrícolas, que en 2017 sumaron 21.000 millones de dólares (unos 17.800 millones de euros), el 21 % más que el año anterior.

No obstante, Sizov consideró que "queda mucho trabajo por hacer", en especial para que la tecnología sea accesible en tareas como alimentar al ganado, mejorar las razas de los animales o recortar las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Podemos aumentar la seguridad alimentaria, pero no será posible asegurarla del todo a menos que cooperemos", afirmó.

La agricultura digital supone emplear tecnologías como teléfonos móviles, ordenadores, internet, satélites, sensores y bases de datos para llevar la innovación al medio rural.

De los países europeos y de Asia central, destaca el caso de Islandia, que está entre los que tienen mayores niveles tecnológicos, además de una alta productividad agrícola, según datos de la FAO.

La experta de esa organización Nevena Alexandrova-Stefanova apuntó en el acto que la adopción de esas herramientas está siendo "lenta" en la agricultura de la región y necesita más planificación, armonización de los estándares y participación de todos los actores.

Para llevar a cabo esa transformación rural, señaló que también hay que reforzar la transparencia en lo que se refiere al manejo de grandes cantidades de datos, la propiedad de esa información y la compatibilidad entre plataformas.

Como resultado, los agricultores pueden optimizar su producción, incrementar el comercio en internet, generar nuevos negocios y evaluar el rendimiento de sus recursos en todo momento, entre otras ventajas.