Diario Vasco

Nueva York, 17 may (EFECOM).- La rentabilidad del bono del Tesoro a diez años en EEUU continúa su presión en los mercados hasta niveles que no se veían desde el año 2011, varias semanas después de que sobrepasara el 3 %.

El rendimiento del bono del Tesoro llegaba hoy hasta el 3,102 %, una hora después de la apertura de Wall Street, con un avance de 0,009 puntos porcentuales desde el miércoles, cuando acabó en el 3,093 %.

El aumento de hoy es mucho menor que del miércoles, después de que el martes acabara en el 3,082 %, aunque por ello no deja de mantener su influencia en los mercados financieros y especialmente en el bursátil.

El aumento en los precios del crudo y los sólidos datos macroeconómicos en Estados Unidos son dos de las causas que impulsan la subida, informa hoy en una nota a sus clientes la firma financiera Bank of America Merrill Lynch.

Ya en abril pasado el rendimiento del Tesoro a diez años había superado por primera vez la barrera del 3 %, por primer vez desde 2014, y la presión ha continuado en las últimas jornadas, hasta niveles que no se veían en siete años.

Pero el aumento está ligado también a las expectativas sobre el número de incrementos en las tasas de interés de referencia que aplicará la Reserva Federal (Fed) en el resto de año y el sentimiento de que serán más que las planeadas inicialmente.

Al igual que en abril pasado, esos temores han provocado que los inversores estén vendiendo bonos del Tesoro en niveles mayores a los habituales.

La Fed, en principio, ha planeado aplicar sólo dos subidas en lo que resta de 2018, pero los analistas vienen anticipando que las presiones inflacionarias que se están registrando derivarán en una subida adicional.

De acuerdo con el análisis diario de Merrill Lynch, el mercado está dividido en si serán dos o tres subidas adicionales: la primera opción la apoya el 42,3 % de los analistas, y la segunda el 42,1 %.

"Mientras mantenemos nuestra visión de dos subidas más este año, vemos que crece el riesgo de una tercera subida al final del año, ya que los datos están señalando nuevas señales de mayor crecimiento y una inflación constante", dice la firma financiera.

El aumento en el rendimiento del bono del Tesoro a diez años fue el elemento que más influyó en el retroceso bursátil del miércoles, aunque la presión de hoy era menor.