Diario Vasco

Moscú, 17 may (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy al reunirse en el balneario de Sochi (mar Negro) con el líder sirio, Bachar al Asad, que espera que las tropas extranjeras abandonen el territorio del país árabe.

"Esperamos que, debido a los considerables éxitos y victorias del Ejército sirio en la lucha contra el terrorismo (...) las tropas extranjeras sean retiradas del territorio de Siria", dijo Putin, según informó el Kremlin.

Putin subrayó que otro factor para el repliegue de las fuerzas militares extranjeras es "el inicio de la fase más activa del proceso político".

Al respecto, destacó que en la reunión con Asad "llegaron a la conclusión de que a día de hoy se dan las condiciones favorables para la activación del proceso político".

"Mucho ya se ha hecho durante el proceso de Astaná. Mucho se hizo en el Congreso del Diálogo Nacional Sirio de Sochi. Ahora podemos dar juntos los próximos pasos", señaló, dirigiéndose a Al Asad.

Y subrayó que "los terroristas han depuesto las armas en puntos clave en Siria, lo que ha permitido reconstruir las infraestructuras (...) y prácticamente impedir que actúen cerca de la capital del país".

"El presidente sirio ha tomado la decisión de enviar a su delegación para la formación del comité constitucional que debe trabajar en la Carta Magna siria", desveló sobre el acuerdo logrado en enero en Sochi.

Además, consideró "muy importante" que se adopten pasos para el restablecimiento de la economía siria y para la solución de la situación humanitaria, para lo que espera contar con el respaldo de la ONU y el resto de la comunidad internacional.

Por su parte, Asad expresó su disposición a impulsar el proceso de arreglo político en Siria, a enviar "en breve" a la ONU la delegación constitucional gubernamental y destacó que "el territorio controlado por los terroristas es mucho menor".

"La estabilidad mejora y todo esto abre la puerta al proceso político. Yo siempre he dicho y lo repito que siempre hemos apoyado con ilusión el proceso político, pero este debe ir en paralelo con la lucha contra el terrorismo", insistió.

Denunció que "no será fácil, ya que hay países que no quieren que en Siria se instaure la estabilidad", pero recordó que en las últimas semanas "cientos de miles de sirios han podido regresar a sus casas" y "varios millones de sirios están de camino".

"La reunión de hoy nos ha ofrecido la posibilidad de forjar posturas comunes en lo que respecta a las negociaciones en Astaná y en Sochi", destacó.

Además, agradeció al Ejército ruso por su "importante papel" en la lucha contra el terrorismo y felicitó a Putin por su reciente elección para un nuevo mandato presidencial de seis años, lo que confirma lo acertada que es la política del Kremlin en la arena internacional.

La última reunión entre ambos mandatarios tuvo lugar en diciembre en el aeródromo ruso de Jmeimim en Siria -la primera visita de Putin al país árabe desde el estallido del conflicto en 2011-, encuentro en el que éste certificó la victoria sobre los yihadistas y anunció la retirada del grueso del contingente militar ruso.