Diario Vasco

Teruel, 17 may (EFE).- Las pruebas de ADN practicadas en los restos de dos bebés enterrados en el cementerio de Teruel han confirmado que éste no es coincidente con el de la madre, quien hace 13 años denunció que el fallecimiento de sus hijos puede ser un caso de bebés robados, una hipótesis que se ha visto reforzada tras dichas pruebas.

La madre había presentado en el Juzgado de Instrucción nº3 de Teruel una denuncia por el fallecimiento de sus hijos en sendos partos en el Hospital Obispo Polanco de la capital turolense, en 1978 y en 1979.

Es la versión que le dieron entonces, pero en 2005, al conocer diversos casos de bebés robados, la madre y su familia decidieron denunciar los hechos al considerar que el de sus hijos era uno más; el Juzgado abrió una investigación.

Investigación que diez años después condujo a la justicia a ordenar la exhumación de los restos de las tumbas de los bebés, ubicadas en el cementerio de Teruel.

Según ha avanzado a Efe la abogada de la familia, Cinta Monferrer, tras cotejar el ADN de los restos exhumados de las tumbas en las que figuran oficialmente enterrados con el de la madre, el resultado ha sido negativo.

En la exhumación, recuerda la abogada, ya apreciaron que "por la calidad y la cantidad" los restos no se correspondían con bebés nacidos hace 40 años, ya que parecían más antiguos y de mayor edad, además de haber huesos de más de dos individuos.

Tras este resultado la vía judicial se archivará, apunta la abogada, "porque no se puede hacer nada más", aunque pudiera abrirse en el futuro si hubiera novedades documentales que hasta ahora no se han producido.

Así que ahora la madre, que tiene dos hijos más que la acompañan en esta búsqueda, quiere hacer un llamamiento para encontrar a los dos hermanos entre personas adoptadas con edades que ahora rondan los 40 años.

La familia cree que son dos varones, uno nacido el 9 de abril de 1978 y otro el 22 de noviembre de 1979 en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.

La búsqueda también la están realizando a través de la asociación SOS Bebes Robados; Monferrer recuerda que cualquiera que tenga sospechas de ser uno de esos bebes, puede dirigirse al Ministerio de Justicia que cuenta con un fichero de ADN para cotejar, y facilita la toma de muestras de manera gratuita.