Diario Vasco

Rabat, 17 may (EFE).- La predecible lista de 23 convocados para el Mundial de Rusia anunciada hoy por el seleccionador de Marruecos, Hervé Renard, demostró su confianza en el núcleo duro del equipo para afrontar la difícil tarea de superar una fase de grupos en la que se medirá a España, Portugal e Irán.

Renard apenas se permitió el lujo de introducir novedades o innovaciones en su convocatoria, protagonizada en su mayoría por los mismos jugadores que llevaron a Marruecos a su primer Mundial desde Francia 1998.

De este modo, el técnico galo reiteró su apuesta por la continuidad, por un once titular que ya puede recitarse prácticamente de carrerilla y por un acervo de suplentes plenamente asentados en su rol.

El central de la Juventus Mehdi Benatia y el extremo del Ajax Hakim Ziyech serán las grandes estrellas de una escuadra cuyos argumentos se basan, ante todo, en la solidez de su defensa y la calidad de su línea de mediapuntas, aunque la delantera y la portería ofrecen más dudas.

La titularidad bajo palos se la disputarán dos de los cinco representantes de la Liga española en la selección marroquí; Munir (Numancia) es el favorito de Renard, pero su prolongada suplencia en el equipo soriano podría perjudicarle en favor de Bono (Girona).

No se espera que disponga de muchos minutos el tercer portero, Ahmed Reda Tagnaouti, que no obstante dará presencia en los 'Leones del Atlas' al Itihad de Tánger, flamante campeón de la Liga marroquí ('Botola').

Romain Saiss (Wolverhampton) y Manuel Da Costa (Basaksehir) pelearán por acompañar a Benatia en el centro de la zaga, mientras que los laterales quedarán para Nabil Dirar (Fenerbahce) y Achraf Hakimi (Real Madrid), que probablemente actuará por el flanco izquierdo, a pierna cambiada; Badr Benoun (Raja Casablanca) y Hamza Mendyl (Lille) completan la nómina de defensas.

En el centro del campo no faltarán Mbark Boussoufa (Al Jazira) y Karim El Ahmadi (Feyenoord), que forman el doble pivote del habitual 4-2-3-1 de Renard y cubrirán las espaldas al trío de ases de Marruecos: Nordin Amrabat (Leganés), Younes Belhanda (Galatasaray) y Ziyech.

Aquí, no obstante, el seleccionador cuenta con numerosas alternativas de calidad, con figuras que han tenido un notable desempeño en la fase de clasificación para el Mundial como Fayçal Fajr (Getafe), Sofian Amrabat (Feyenoord), Amine Harit (Schalke 04) o Youssef Ait Bennasser (Caen).

Y no se puede olvidar al talentoso mediapunta del Standard de Lieja Mehdi Carcela, cuya presencia en el equipo, reclamada insistentemente por los aficionados marroquíes, es la gran noticia de la convocatoria, dado que Renard no había contado con él en las últimas citaciones.

En la delantera parte como teórico titular Khalid Boutaib, máximo goleador marroquí en la fase de clasificación, y tendrá como competencia a Aziz Bouhaddouz (Saint Pauli) y, sobre todo, a Ayoub El Kaabi (RSB Berkane), que hoy por hoy quizás sea la mayor estrella del campeonato nacional marroquí y a quien la prensa local ha colocado en la órbita, incluso, del Atlético de Madrid.

Por último, Renard ha llamado a tres futbolistas como reserva en caso de lesión de alguno de los tres convocados: Walid El Hajjam (Amiens), Noussair Mazraoui (Ajax) y Youssef En-Nesyri (Málaga).

No hay ausencias de gran renombre, aunque no habría sido sorprendente ver convocados al central Jawad Al Yamiq (Génova), al extremo Soufiane Boufal (Southampton) o los puntas Walid Azaro, que ha completado una temporada de récord en el Al Ahly egipcio, y Achraf Bencharki (Al Hilal de Arabia Saudí), considerado una de las grandes promesas del fútbol marroquí.

Entre los 23 convocados hay 17 jugadores nacidos más allá de las fronteras marroquíes, lo que continúa la tendencia, especialmente reforzada en los últimos años, de construir el equipo nacional alrededor de futbolistas con vínculos familiares con Marruecos, pero criados y formados en Europa.