Diario Vasco

Roma, 17 may (EFE).- El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga Norte han limado hoy los detalles del programa político conjunto que negocian para impulsar un Gobierno en Italia y ya quedan pocos puntos sobre los que fijar posturas comunes, han confirmado los líderes de las dos formaciones.

"Estamos llegando a los últimos detalles que debemos fijar", dijo el líder del M5S (antisistema), Luigi Di Maio, a los medios, antes de añadir que intentan "mantener informada a la Jefatura del Estado" continuamente.

Por su parte, el líder de la Liga (ultraderecha), Matteo Salvini, avanzó que confía en que el 21 de mayo los dos partidos ya tengan cerrado por completo el pacto de gobierno para Italia, que además del programa deberá incorporar sus acuerdos en cuanto a nombres de los integrantes del futuro Ejecutivo.

"Soy optimista por naturaleza, pero es necesario ser también realista. Hay algunas elecciones que dependen de nosotros y otras de otros", subrayó.

Ambas formaciones están compaginando sus programas electorales para elaborar una agenda común y ya está prácticamente cerrada.

En las últimas horas, ambas formaciones han publicado distintas versiones que van actualizando con el avance de las conversaciones, con frases en amarillo y en rojo que indicaban los elementos de mayor interés para las dos formaciones y que aún debían ser discutidas, un subrayado que ha ido progresivamente desapareciendo.

A falta de la presentación del programa definitivo, el último borrador incluye políticas en materia de inmigración, fiscalidad, educación, medioambiente, sanidad, política exterior o las relaciones de Italia con la Unión Europea (UE).

Desaparece la posibilidad de que Italia pueda salir del euro en un momento dado y se menciona la necesidad de debatir cambios en tratados europeos como puede ser el Convenio de Dublín, que regula el reparto de refugiados en la Unión.

En el apartado dedicado a la UE, consideran que sus competencias "deberían reducirse, recuperando los países aquellas que no pueden gestionarse de manera eficiente a nivel de la Unión y reforzando al mismo tiempo la capacidad de incisión y toma de decisiones de la UE en su campo de intervención".

"Con el espíritu de volver a la visión anterior a Maastricht en la que los Estados europeos estaban motivados por un genuino intento de paz, fraternidad, cooperación y solidaridad, se considera necesario revisar, junto con los socios europeos, la estructura de la gobernanza económica europea", añaden.

Ambas formaciones, que defendieron en campaña la necesidad de reforzar los controles para frenar la inmigración ilegal, proponen expulsar del país a los 500.000 inmigrantes ilegales que estiman hay en Italia y construir unos centros en los que serán ingresados cuando lleguen al país y en los que permanecerán todo el tiempo que estén en situación irregular.

En materia económica, se incorpora la reforma del sistema de pensiones, prometido por ambas fuerzas políticas, para facilitar el acceso a la jubilación y el relevo generacional, y se plantea un sistema que llaman "cuota 100" y que permitirá jubilarse cuando la suma de los años de edad y de contribución sumen 100, si bien el borrador por ahora no impone un mínimo de años de edad.

También, añaden la llamada renta para la ciudadanía, huella del M5S, un subsidio que costará al estado 17.000 millones de euros y permitirá a los ciudadanos que estén en búsqueda activa de empleo y vivan solos disponer de 780 euros mensuales durante dos años.

Por parte de la Liga se recoge una drástica bajada de impuestos para todas las rentas, que implicará un gasto de 5.000 millones de euros y consistirá en un impuesto único para las empresas y familias que oscilará entre el 15 % y el 20 %, si bien no están detalladas las franjas del dinero percibido que requerirán de uno u otro porcentaje.

Para obtener los recursos que sostengan esta medida, se aprobará "una 'paz fiscal' con los contribuyentes para eliminar el desequilibrio económico entre las obligaciones asumidas y favorecer la extinción de la deuda mediante la liquidación del monto adeudado, en todas aquellas situaciones excepcionales e involuntarias de probada dificultad económica".

El M5S y la Liga unen así dos políticas, la renta para la ciudadanía y el impuesto único, que expertos y economistas italianos han advertido en los últimos tiempos de que son incompatibles por el enorme gasto que implicarían a las arcas públicas, aunque el programa no detalla sus plazos de aplicación.

Tanto el M5S como la Liga someterán el programa a votación de sus inscritos y negociarán en los próximos días hasta determinar el reparto de ministerios y el nombre de quien ejercerá como primer ministro, un asunto sobre el que hay un absoluto hermetismo.