Diario Vasco

Huesca, 17 may (EFE).- Agentes de la Guardia Civil han imputado a un vecino de Barcelona de 38 años por delitos de odio y de amenazas a la Asociación de Familias Menores Transexuales Chrysallis a través de la cuenta de esta organización en la red social Twitter.

Según informa el Instituto Armado, el detenido se encuentra actualmente en prisión y tiene antecedentes por un delito similar llevado a cabo en Mataró (Barcelona) en el mes de agosto de 2016.

La denuncia fue interpuesta a finales de 2016 en el puesto de la Guardia Civil de Benasque (Huesca), lugar de residencia de la presidenta de esta asociación, Natalia Aventín.

Esta denuncia estaba acompañada por fotografías de armas de fuego y munición en las que se vertían graves amenazas de muerte a los integrantes de esta organización de familias, con mensajes en los que se exigía que abandonasen su actividad asociativa.

Los agentes activaron de forma inmediata el protocolo previsto para el esclarecimiento y erradicación de los delitos de odio a través de internet, y dieron inicio a la operación HATE en coordinación con el Juzgado de Instrucción de Boltaña.

Tras una laboriosa y compleja investigación, la Guardia Civil pudo determinar que para el envío de las amenazas se habían utilizado cuatro perfiles creados con identidades y datos falsos.

Además, los agentes pudieron determinar que se había "hackeado" el perfil de una persona comprometida con el colectivo LGTBI (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) para enviar otro de los mensajes amenazadores.

Las gestiones realizadas por expertos en delitos informáticos del Cuerpo permitieron identificar como presunto autor de los hechos a un vecino de Barcelona de 38 años, actualmente en prisión y con antecedentes por un delito similar en Mataró (Barcelona) en agosto de 2016.

Esta actuación es la segunda que desde la Guardia Civil de Huesca se lleva a cabo por delitos de odio en internet contra el colectivo LGTBI en esta provincia altoaragonesa.