Diario Vasco

Madrid, 17 may (EFECOM).- Iberdrola considera que las centrales de carbón no pueden equipararse a las de gas, ya que las primeras son la fuente de generación más contaminante y, por eso, la compañía quiere cerrarlas y no se plantea venderlas, algo que podría contemplar hacer con sus ciclos combinados en Reino Unido.

Esta mañana el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha criticado en la localidad asturiana de Infiesto la postura de Iberdrola, que aseguró que era "imposible" vender las dos últimas centrales de carbón que tiene en España, una de ellas en Lada (Asturias), cuando se lo propuso el Gobierno, y ahora sí ve posible vender centrales en Reino Unido, por lo que ha pedido a la eléctrica una postura similar en España.

Un portavoz de la compañía ha indicado hoy a Efe que no debe equipararse ante la opinión pública una central térmica de carbón con una de gas y que lo que Iberdrola quiere es avanzar, en el marco de la transición energética, a un modelo medioambiental y económicamente sostenible, como reclama la sociedad del siglo XXI.

A juicio de la compañía, en ese nuevo modelo las centrales térmicas de carbón, que son la fuente de generación eléctrica más contaminante, no deberían tener cabida, y por eso Iberdrola quiere cerrarlas.

Ha recordado que es lo que ya hizo en Reino Unido, donde la eléctrica clausuró 3.600 megavatios (MW) de carbón y en ningún momento consideró venderlos.

Por eso, en coherencia con ese planteamiento quiere cerrar sus dos últimas centrales de carbón en España y en el mundo, la de Lada, en Asturias, y la de Velilla, en Palencia.