Diario Vasco

Seúl, 17 may (EFECOM).- La dirección del gigante surcoreano LG celebró hoy una reunión para tratar la sucesión del presidente del grupo, Koo Bon-moo, después de su hospitalización en Seúl en estado crítico.

El grupo LG emitió hoy una nota sobre la reunión que celebró su junta directiva para "tratar la sucesión del cargo del presidente, teniendo en cuenta que su actual estado de salud limitaría sus actividades".

Aunque no se han aportado más datos sobre su estado de salud o el motivo del ingreso hospitalario, varios medios surcoreanos han informado que Koo, de 73 años, se encuentra ingresado en el Hospital de la Universidad Nacional de Seúl debido a problemas de salud que viene arrastrando desde el año pasado.

Aunque no se ha hecho nunca oficial, esos mismos medios aseguran que desde abril de 2017 Koo ha sido sometido a dos cirugías probablemente relacionadas con un tumor cerebral.

Es habitual que lo relacionado con el estado de salud de los clanes familiares que controlan los poderosos "chaebol" (conglomerados empresariales) se lleven con la máxima discreción, como en el caso de Lee Keum-hee, presidente del grupo Samsung aparentemente postrado en cama desde 2014 y del que no se conocen nuevas informaciones desde hace años.

Por su parte, la junta directiva de LG trató hoy la posibilidad de que el hijo del presidente, Koo Gwang-mo, sea quien tome las riendas del gigante empresarial.

"Koo Gwang-mo (de 40 años) cuenta con suficiente práctica en el negocio, ya que tiene una vasta experiencia gracias a su cargo como gestor estratégico", añade el comunicado a cuenta de la nominación del hijo del presidente.