Diario Vasco

Manila, 17 may (EFE).- Las autoridades de Filipinas anunciaron hoy el levantamiento formal de la prohibición de enviar trabajadores a Kuwait que había declarado el presidente del país, Rodrido Duterte, a principios de abril.

El secretario de Trabajo filipino, Silvestre Bello, dijo a la prensa en Manila que ha firmado la orden y añadió que la decisión proviene del propio Duterte, según la cadena de televisión ABS-CBN.

Los gobiernos de ambos países firmaron el pasado día 11 un memorando para normalizar las relaciones.

El acuerdo contempla la creación de un comité mixto que propondrá iniciativas y garantizará que los filipinos en Kuwait no son explotados y que reciben alojamiento, ropa y comida decentes, entre otras cosas.

Unos 260.000 filipinos trabajan en el emirato, el 65 por ciento de ellos como empleadas del hogar, según datos oficiales de Filipinas.

Las relaciones entre ambas naciones comenzaron a deteriorarse en febrero, cuando se descubrió el cadáver de la filipina Joanna Demafelis, de 29 años y que llevaba un año desaparecida, en el congelador de la vivienda de sus empleadores en Kuwait.

Desde entonces, las relaciones bilaterales han pasado por altibajos, como cuando Duterte convirtió en permanente la prohibición de enviar trabajadores a la nación árabe o cuando Kuwait expulsó al embajador filipino, Renato Villa.

El 1 de abril, un tribunal penal kuwaití condenó a muerte a un libanés y a su esposa siria por la muerte de Demafelis.