Diario Vasco

Madrid, 17 may (EFE).- El Ministerio de Energía ha asegurado hoy que no existe el "mal llamado impuesto al sol" y ha insistido en que el Gobierno promueve las energías renovables, como los demuestra las dos últimas subastas llevadas a cabo el año pasado.

Fuentes del Departamento que dirige Álvaro Nadal han fijado, en declaraciones a EFE, la posición de este Ministerio tras la acción protagonizada hoy por activistas de Greenpeace en su sede principal en Madrid.

Las mismas fuentes han manifestado que desde el Gobierno se está fomentando la utilización de energías renovables en España, y lo demuestran "las dos subastas por un total de 8.000 megavatios de potencia realizadas el año pasado".

Las subastas de energía renovables, según este Ministerio, supusieron 4.000 megavatios para energía eólica y otros 4.000 para fotovoltaica, lo que no supuso coste alguno para el ciudadano.

Sobre el "mal llamado impuesto al sol", el Ministerio ha insistido que "no existe, lo que existe es una contribución a los costes de conexión al sistema".

Las mismas fuentes han aludido a la sentencia del Tribunal Supremo que desestimó, en octubre de 2007, un recurso contencioso-administrativo interpuesto por la Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (Anpier) contra el real decreto que regula el autoconsumo de energía eléctrica.

El Supremo consideró que "no existe un impuesto al sol" sino una contribución a los costes de conexión al sistema del autoconsumidor cuando quiere disponer de respaldo del sistema eléctrico general.

Según el Ministerio, si una vivienda no está conectada al sistema de suministro de energía, "no paga el mal llamado impuesto al sol".

Además, han insistido desde la cartera de Energía, que si un consumidor está conectado a la red y consume menos de 10 kilovatios, "tampoco paga nada", que es "la mayoría de viviendas unifamiliares con placas solares conectadas a la red".

Una vivienda unifamiliar estándar tiene un consumo medio de aproximadamente 5,5 kilovatios para la utilización de los electrodomésticos normales en una casa, ha asegurado el portavoz.

Incluso en las islas Canarias, dada su insularidad, también "están exentas de esta contribución al sistema".

No se está penalizando el autoconsumo, según el Ministerio, sino todo lo contrario, y hasta que no se perfeccione un sistema óptimo de baterías de acumulación quien se conecte a la red de suministro de electricidad debe pagar ese impuesto que "de lo contrario lo pagarían el resto de consumidores que no utilizan placas solares".

Bruselas exige alcanzar en 2020 un 20 por ciento de energías renovables, por lo que "estamos en el buen camino", pero "con cierta cabeza, porque tras el boom de las renovables en el 2008, se produjo un déficit en el recibo de la luz "que seguimos pagando y seguiremos pagando durante los próximos años", según el Ministerio.

En relación al fomento de las renovables en la administración del Estado, el portavoz ha asegurado que en el Ministerio se puso en marcha a finales de 2010 el proyecto Cuzco para la instalación de generadores de energía.

Además, "se está intentando implementar programas de eficiencia energética, todo esto a través del Instituto de Diversificación de Energética (IDAE), que concede ayudas con esa finalidad.