Diario Vasco

(incluye más datos)

Medellín , 17 may .- El grupo Empresas Públicas de Medellín (EPM), que construye la central hidroeléctrica de Ituango, en el noroeste de Colombia, teme que un nuevo problema en el cuarto de máquinas "erosione y desestabilice" la represa por el paso constante de un gran caudal del río Cauca, lo que podría romperla.

Así lo manifestó hoy el gerente general de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, quien explicó en una rueda de prensa que el agua que desde el pasado jueves inundó la casa de máquinas empezó a correr por una galería auxiliar que conduce a la base de la presa.

"Es una situación indeseable y compleja; no es bueno que esté pasando. El agua que está golpeando la base podría ir erosionando y posiblemente desestabilizando la infraestructura de la presa", detalló.

Londoño explicó que ese flujo de agua inicialmente duró dos horas, dejó cuatro trabajadores lesionados y obligó a la evacuación de 1.200 personas del corregimiento de Puerto Valdivia, en el departamento de Antioquia, pero hoy volvió aparecer en la galería un flujo de agua "con menos caudal y presión, pero de forma constante".

"El peor escenario es el rompimiento de la presa (...) por eso la alerta máxima y el llamado a hacer evacuación en las comunidades ribereñas", sostuvo Londoño.

Agregó que, en caso de que la situación se agrave, las primeras señales se presentarían antes de que ocurra el derrumbamiento, lo que daría tiempo para evacuar a 120.000 personas que viven en las márgenes del río y resultarían afectadas.

La presa está bajo vigilancia permanente para detectar si se presenta erosión o un movimiento estructural.

Los organismos de emergencia preparan unos planes de evacuación masivos en varios municipios aguas abajo por si el caudal del Cauca, cuya cuenca es la segunda de Colombia, sigue aumentando.

Las lluvias van a continuar en la zona amenazada por el desbordamiento del río Cauca a causa de los derrumbes sufridos en esa hidroeléctrica Ituango, según informó hoy el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) de Colombia.

Según la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), se han evacuado ya a 4.985 personas de los municipios del bajo Cauca del departamento de Antioquia, mientras que otras poblaciones río abajo, en los departamentos de Sucre, Córdoba y Bolívar, mantienen la alerta de evacuación preventiva.

La emergencia comenzó el pasado 7 de mayo, cuando la central sufrió el primer derrumbe, lo que provocó el taponamiento del curso del río y la acumulación de agua en la presa en construcción, que de no poder contener el flujo del cauce se desbordaría y causaría graves afectaciones en las comunidades que viven a orillas del Cauca.

Expertos calculan que solo la inundación del cuarto de máquinas, que no estaba terminado, causó pérdidas del orden de los 400.000 millones de pesos (unos 138 millones de dólares).