Diario Vasco

Fráncfort , 17 may .- El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vitor Constancio, advirtió hoy de que la unión monetaria europea se enfrenta aún a "amenazas existenciales" e instó a la puesta en marcha de bonos europeos, la creación de un fondo de estabilidad fiscal y la conclusión de la unión bancaria.

En un seminario sobre el futuro de los bancos centrales organizado en su honor por el BCE a menos de dos semanas de que deje su cargo el próximo 31 de mayo para ser sustituido por el español Luis de Guindos -quien participó también en el evento- el aún vicepresidente defendió un "salto cuántico" en la creación de una "genuina" unión del mercado de capitales.

Constancio alertó de que el colapso de la unión monetaria "dañaría gravemente de forma indudable a todos los países" y pidió que se acepte que el BCE "no tiene excusas para no intervenir" en el mercado de deuda soberana para combatir las crisis de liquidez en la eurozona.

El vicepresidente recalcó que la unión monetaria, un proyecto "colmado de una ambición sin precedentes en términos históricos" todavía no está completa y todavía afronta "el riesgo de amenazas existenciales".

A su juicio, una sólida y efectiva unión monetaria requiere "instituciones nacionales y europeas que puedan asegurar un cohesionado desarrollo económico y financiero" que evite "excesivos desequilibrios, fragmentación financiera y la persistencia significativa de riesgos de redenominación para los estados miembros".

Entre las reformas que consideró necesarias, citó en primer lugar la aceptación del "deber" del BCE de intervenir en los mercados de deuda, seguida de la creación de una "función de estabilidad fiscal central" para la gestión macroeconómica, incluyendo un fondo de estabilidad.

También defendió la introducción de un activo europeo seguro, la conclusión de la unión bancaria y potenciar la cooperación para acelerar el proceso de la unión de los mercados de capitales, además de una mejorada regulación fiscal para disciplinar las políticas fiscales nacionales.

"Garantizar las condiciones para una exitosa unión monetaria es una responsabilidad individual y colectiva de todos los estados miembros", afirmó.

El banquero central citó al economista estadounidense Barry Eichengreen para asegurar que el colapso del euro sería "la madre de todas las crisis financieras" e insistió en que el interés de todos los países debe ser crear condiciones institucionales que impidan "crisis existenciales como las que hemos atravesado desde 2010".

En este sentido, señaló que dejar que las crisis se desarrollen e implementar intervenciones de último minuto bajo coacción "será siempre más costoso".

Constancio dijo que la eurozona ha recorrido "una parte sustancial" de su viaje desde 2010 y aseguró que los esfuerzos que restan "son necesarios y no son difíciles de implementar técnicamente".

Con anterioridad, el presidente del BCE, Mario Draghi, agradeció a Constancio su trabajo en la entidad y destacó que su aportación ha sido "inestimable en el terreno rocoso", que los directivos del banco tuvieron que afrontar los últimos años.

Draghi ensalzó, entre otras virtudes del vicepresidente, su "honestidad intelectual", su vocación de servicio público, su "rigor analítico" y su "instintiva desafección por el dogmatismo".