Diario Vasco

Madrid, 17 may (EFE).- La Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves una proposición no de ley que insta al Gobierno a hacer las modificaciones legislativas necesarias para que se prohíban, de forma expresa, las cláusulas antiembarazo en los contratos de las deportistas profesionales y aficionadas.

"Es obvio que son nulas de pleno derecho. Pero (al no prohibirlas) la administración ha hecho dejación y ha dejado en una situación de desamparo legal a muchas deportistas", aseguró Ester Capella, de Esquerra Republicana, grupo autor de la propuesta.

La proposición no de ley, con una enmienda transaccional, fue aprobada con los 23 votos a favor de Esquerra, Grupo Socialista, Ciudadanos y Unidos Podemos, sin votos en contra y con la abstención de los diputados del Grupo Popular, que consideraron que "ya hay suficientes armas legislativas para combatir" las cláusulas antiembarazo.

Estas cláusulas, que han sido incluidas por los clubes en los contratos de algunas deportistas, permiten al contratante rescindir unilateralmente la vinculación si la mujer se queda embarazada.

El texto de Esquerra insta a que "el Consejo Superior de Deportes (CSD) y las federaciones deportivas estatales adviertan a los clubes deportivos de la ilegalidad" de las mismas. También defiende que se impulsen "las inspecciones para detectarlas y sancionarlas".

Ester Capella dijo que era responsabilidad de los legisladores "combatir el machismo en la sociedad en todos los ámbitos, aunque en el deporte", advirtió, "no siempre es fácil".

"Tiene un enorme poder transmisor de valores, pero también transmite a menudo la división sexista de la sociedad", añadió.

Tanto en el deporte profesional como aficionado existen, afirmó, las cláusulas antiembarazo, "una práctica totalmente ilegal".

Marcial Gómez, de Ciudadanos, estuvo de acuerdo en que el CSD debía tener una actitud "más proactiva y estar cerca de las deportistas", que a menudo no denuncian "por temor a represalias".

"Al Gobierno le falta liderazgo e iniciativa. Se limita a decir que las cláusulas son nulas de pleno derecho y eso ya lo sabemos", dijo el diputado, que abogó por extender las medidas antidiscriminatorias a otros ámbitos como "los sueldos, las dietas, los premios y las becas".

Por el Grupo Socialista, Natalia González coincidió en la necesidad de una legislación que prohíba las cláusulas de forma expresa.

Esto supondrá, dijo, "modificar la obsoleta Ley del Deporte para adaptar los requisitos" de becas y contratos a "las características del deporte femenino".

María Teresa Arévalo, de Unidos Podemos, manifestó que, aunque apoyarían la proposición no de ley, sabían que no serviría "de nada", como una propuesta similar de diciembre de 2016.

"Ya sabemos que las cláusulas son nulas de pleno derecho, pero es algo que está pasando. No se reconocen las ligas profesionales femeninas, el deporte femenino se basa en las relaciones contractuales no declaradas, en la economía sumergida. Son lentejas. No hay estructuras", resumió, "que garanticen que el deporte femenino sea como las mujeres quieren que sea".