Diario Vasco

Bruselas, 17 may (EFE).- El banco belga KBC obtuvo un beneficio neto de 556 millones en el primer trimestre del año, un 11,7 % menos que en el mismo período de 2017, cuando las ganancias fueron de 630 millones de euros, informó hoy la entidad.

El resultado es mejor que el registrado en el cuarto trimestre de 2017, cuando la entidad obtuvo un beneficio de 399 millones de euros.

El consejero delegado del banco, Johan Thijs, calificó el resultado de "muy bueno", a pesar de que la compañía ha contabilizado el grueso de los impuestos para todo el año en el primer trimestre (371 millones de euros).

Entre los mercados en los que opera la entidad, el mejor resultado lo registró en Bélgica (243 millones de euros), seguido de República Checa (171 millones de euros) y, de lejos, Irlanda (57 millones), Hungría (34 millones), Eslovaquia (23 millones) y Bulgaria (21 millones).

La facturación de la entidad ascendió a 1.912 millones de euros hasta marzo, el 1,7 % menos comparado con los 1.946 millones de euros que obtuvo en el primer trimestre de 2017.

Sin embargo, los ingresos aumentaron en comparación con el trimestre inmediatamente previo (obtuvo 1.878 millones) impulsados por los buenos resultados comerciales y el descenso de los costes, indicó el consejero delegado.

En concreto, los ingresos por intereses en el primer trimestre ascendieron a 1.125 millones de euros, en tanto que los obtenidos por tasas y comisiones fueron de 450 millones de euros.

Los créditos concedidos ascendieron a 142.512 millones de euros, un 6 % más que en el mismo período de 2017, en tanto que los depósitos sumaron 188.034 millones, un 4 % más.

El ratio de créditos morosos de la entidad se situó en el 5,9 %, una décima menos que el 6 % que marcó al final de 2017.

El ratio de capital de máxima calidad de la entidad se situó en el 15,9 %, por debajo del 16,3 % de los tres meses anteriores, una diferencia que la entidad atribuye a la aplicación de los nuevos estándares contables IFRS9.