Diario Vasco

Mahón , 17 may .- La UE se ha comprometido a reducir casi a cero las emisiones de sus más de 2.700 islas a mediados de siglo, y ve la Ley de Cambio Climático de Baleares como "punta de lanza" para la descarbonización del resto de sus territorios insulares.

Catorce países europeos, entre ellos España, firmaron el pasado noviembre en Malta el manifiesto "Energía Limpia para las Islas", a raíz del cual la UE ha decidido crear un nuevo organismo para apoyar a sus islas en los procesos de descarbonización, según han avanzado a EFE fuentes de la dirección general de Energía de la Comisión en la conferencia internacional "Greening The Islands" que en Menorca.

La dirección de Energía presentará el nuevo organismo de apoyo a comienzos de junio, y ve la hoja de ruta de Baleares hacia la total descarbonización en 2050 como "un ejemplo a seguir".

La Ley de Cambio Climático que el Parlamento balear aprobará previsiblemente a finales de año, plantea que la producción energética de las Islas 100% renovable en 2050, fecha para la que se contempla un incremento de la eficiencia energética de un 40%, y una disminución de las emisiones en un 90%.

El reto es "enorme" porque, como ha recordado el presidente de la patronal fotovoltaica (UNEF), José Donoso, Baleares "posee el mix energético más contaminante de España" y sus ciudadanos son los que más CO2 emiten por persona".

Las islas se abastecen fundamentalmente de la planta de fuel oil del puerto de Mahón y de los cuatro grupos térmicos de Alcudia, ya que la potencia renovable instalada en la actualidad es "insignificante", ha afirmado Donoso.

Para el presidente de UNEF, la sustitución del mix energético de Baleares por otro más limpio no es una elección "sino una obligación y una necesidad" que viene dada por la ratificación de España del Acuerdo de París, comprometiéndose a descarbonizar su economía en 2050.

"Somos conscientes de que hasta ahora no se habían hecho los deberes", ha asegurado a Efe el Conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, que desde que asumió su cargo hace tres años lleva negociando una ley del clima que para lograr un archipiélago 100% renovable.

En la misma, se plantea la sustitución del fuel oil por gas natural en 2020, reduciendo así las emisiones en un 30%, el cierre de los de los grupos de carbón más antiguos de Alcudia para esa fecha y los dos restantes en 2025.

Martín Rivas, director en Baleares de Endesa, la planta que opera la térmica de Alcudia, asegura que la estrategia de la compañía es no invertir en nada nuevo que no sea renovable y que su apuesta más fuerte pasa por electrificar la demanda para que la energía limpia pueda ser consumida.

"Tenemos claro que hay que trabajar para que este objetivo de 100% renovables del Gobierno balear sea una realidad, estamos inmersos en un proceso de innovación que nos permitirá llegar en 2050, pero hay un camino largo por hacer con sentido común e inteligencia, hoy por hoy no es una meta inmediata", ha dicho a Efe.

Pons ha incidido en que el cierre definitivo del carbón en 2025 no plantea problemas en tanto que Mallorca cuenta con dos centrales de ciclo combinado que no se utilizan, porque "quemar carbón es más barato", y que si la potencia térmica se sustituye con renovables no habrá impacto en la factura.

De momento, Baleares tiene diez proyectos fotovoltaicos pendientes de ser incluidos en la planificación estatal, que supondrían 210 megawatios de energía solar, suficientes para abastecer el 20% de la demanda de Menorca y el 10% de la de Mallorca.

Su apuesta es la fotovoltaica, por lo que todos los consells insulars deben dejar reservas en suelo rústico para instalar parques y garantizar que el 70% de la demanda de electricidad se suministra con energía solar producida en las islas (el resto vendría por el cable de conexión con la península".

Su ley promueve también un modelo de transporte menos contaminante: a partir de 2025 no podrán sumarse a las carreteras de Baleares nuevos vehículos diesel y desde 2035 todos los coches nuevos tendrán que ser eléctricos.

Además, las flotas de vehículos de alquiler deben incorporar vehículos eléctricos desde 2020 en una proporción que irá desde un 2% ese año al 100% en 2035, con el objetivo final de que todo el parque automovilístico del archipiélago sea eléctrico en 2050.

Baleares cuenta ya con 300 puntos de carga públicos, uno en cada municipio, y su Gobierno tiene previsto invertir 10 millones elevar la cifra a los 500.

Los aparcamientos públicos o privados de grandes superficies de las Islas con un tamaño mayor de 1.000 metros cuadrados deben instalar placas fotovoltaicas sobre marquesinas antes de 2025, fecha en la que todas las calderas deberán ser de gas natural o renovables y las carreteras estarán iluminadas con LEDs.

Preguntado por si teme que el Gobierno central recurra al constitucional su ley, como ocurrió con la catalana, Pons ha señalado que necesitan que el Ejecutivo "entienda, como lo ha hecho la UE, que Baleares es punta de lanza de la transición y está haciendo su leyen su ámbito competencial".