Diario Vasco

Sofía, 17 may (EFE).- El canciller federal austríaco, Sebastian Kurz, exigió hoy en Sofía, antes del inicio de la cumbre de los Balcanes, dar a esos países "una perspectiva europea" para evitar que crezca en esa región la influencia turca.

En declaraciones a la prensa, Kurz recordó que durante un tiempo la Unión Europea (UE) le dio "insuficiente perspectiva" a los países de los Balcanes, "lo que fue todo menos positivo".

"Estoy contento de que esto haya cambiado. La cumbre de hoy es un acto simbólico, que puede activar más dinamismo. Es que si no hay perspectiva europea en los Balcanes entonces crecerá la influencia turca y de otros, lo que es malo para la región y para nosotros", dijo.

Según Kurz, esto puede causar la "radicalización" en algunos sectores, el crecimiento de "tendencia nacionalistas" y crear "una división fuerte entre las diferentes etnias y entre musulmanes y no musulmanes".

Austria, que es muy crítico con el gobierno islamista de Turquía, presidirá en el segundo semestre del año la UE y el canciller destacó hoy que su "claro objetivo" será alcanzar progresos concretos para esos países balcánicos en su acercamiento a la UE.

En ese sentido, destacó que es "muy optimista" respecto a las perspectivas de Serbia y Montenegro.

En la cumbre de hoy, la primera de jefes de Gobierno entre la UE y los Balcanes desde 2003, participan los líderes de Serbia, Montenegro, Macedonia, Albania, Bosnia y Kosovo.

Precisamente por la participación de Kosovo, una exprovincia serbia cuya independencia no reconoce, España ha decidido no acudir a la reunión de hoy.

En cuanto a las relaciones entre la UE y Estados Unidos, Kurz dijo hoy que están "muy contaminadas" por la salida estadounidense del acuerdo nuclear con Irán y por los planes de Washington de aplicar aranceles a la industria europea de aluminio y acero.

Según destacó el canciller, "quedan varias semanas para salvar el acuerdo con Irán".

En ese sentido, recordó que todos los países miembros de la UE "apoyan el acuerdo, que es (un tratado) bueno".

En cuanto a la disputa sobre los aranceles que Estados Unidos quiere introducir, Kurz dijo que los europeos "no lo van a aceptar".

"Estamos en el siglo XXI y no tenemos interés en una guerra comercial. Nuestro objetivo es una exención permanente, eso es lo que esperamos de Estados Unidos", manifestó.

"Si esto sucede podemos hablar (con EEUU) sobre más cooperación, como la reducción de barreras comerciales", concluyó Kurz.