Diario Vasco

Beirut, 17 may (EFE).- Las nuevas sanciones anunciadas ayer por EEUU y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) contra el grupo chií Hizbulá no afectarán a la situación política en el Líbano, afirmaron hoy analistas consultados por Efe.

El CCG y EEUU anunciaron ayer que pasan a considerar "terrorista" también al brazo político de Hizbulá, que salió reforzado en las elecciones parlamentarias del pasado día 6, y anunciaron sanciones contra varios dirigentes políticos, militares y religiosos del grupo.

Para el historiador y analista Georges Corm, "nada cambiará en el Líbano. Es un gesto más bien simbólico, que refleja el antagonismo que los Estados Unidos mantiene hacia Irán".

"No creo que tenga un impacto sobre el Gobierno, el Parlamento y las otras instituciones libanesas", consideró este historiador.

En las elecciones de la semana pasada, Hizbulá obtuvo 234.877 votos y ganó trece escaños, uno más que en el anterior Parlamento, y la alianza que controla se ha asentado como la principal fuerza del Legislativo, con 39 de los 128 asientos, aunque podría hacer coaliciones con otros partidos afines.

La analista Dalal Saud explicó que la decisión "no podrá complicar la formación del Gobierno, ya que Hizbulá podrá nombrar, como último recurso, a personas que le son afines" y no estén incluidas en las sanciones.

El analista Michel Naufal también descartó que vaya a influir en la formación de un nuevo Ejecutivo, aunque admitió que los políticos alineados con Washington y Riad "no podrán integrar el nuevo Gobierno".

Para este experto, las sanciones "tienen por objetivo debilitar la presencia de Irán en la región" y se explican con "un nuevo contexto de Guerra Fría".

Explicó que los israelíes "buscan una mayor implicación de EEUU" en el problema de Irán, y Washington quiere que sus "socios" árabes hagan lo mismo.

El profesor Hyam Mallat, de la Universidad de San José, descartó que las sanciones "tengan efectos negativos incluso a medio término".

"El alcance de esas sanciones, que no son las primeras, no podrán desestructurar a la sociedad libanesa", comentó.

Esta es la tercera ronda de sanciones que Washington impone a aliados de Teherán, como Hizbulá, desde que la semana pasada el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara su salida del pacto nuclear con Irán.

Las medidas se dirigen contra el cuerpo político más alto de Hizbulá, el Consejo de Shura, al que Estados Unidos atribuye la planificación de las actividades religiosas, militares y estratégicas del grupo chií, según detalló en un comunicado el Departamento del Tesoro.

El titular de ese departamento, Steven Mnuchin, consideró que la acción conjunta de EEUU con otras naciones asesta un golpe a Irán y a la "influencia desestabilizadora" de Hizbulá en la región.

Desde hace décadas, EEUU pusó a Hizbula en la lista de organizaciones "terroristas" e impusó a sus dirigentes sanciones económicas y bancarias.

En 2013, la Unión Europea puso en la lista "terrorista" a la rama armada del Hizbulá, mientras que en 2016 el grupo chií fue calificado de "terrorista" por los países del CCG y de la Liga Árabe.