Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, ha asegurado hoy que el grupo es capaz de seguir generando valor y ser más rentable y ha tomado nota de las lecciones que le ha dado su pasado más reciente para no volver a caer en una situación que le llevó a pasar por momentos muy complicados.

En 2016, OHL dotó provisiones por valor de 670 millones para compensar proyectos problemáticos o "legacy", todos ellos firmados antes de julio de 2014, cuando se produjo el relevo al frente de la dirección de Construcción.

"OHL va a ser una empresa más pequeña, más rentable, con objetivos distintos a los que tenía y con presencia en menos sitios. Vamos a estar haciendo el máximo esfuerzo, desde el primero hasta el último de los empleados, para que todo lo que contratemos de obra sea con criterios selectivos y siendo más rigurosos en la aceptación de riesgos de construcción", ha dicho el ejecutivo.

La compañía ha presentado hoy su nuevo plan de negocio a 2020, en el que contempla concentrase en la actividad de Construcción tras vender a IFM el negocio de Concesiones, operación por la que podría pagar un dividendo extraordinario, ha reiterado el consejero delegado, Juan Osuna, quien ha pedido "confianza y paciencia" a los inversores.

"Necesitamos dos años para hacerlo", ha dicho Osuna en relación con el proyecto puesto en marcha para reestructurar la compañía, que para la promoción de concesiones buscará socios financieros.

Las acciones de OHL lideran hoy las caídas del IBEX 35 después de comunicar al cierre de la sesión martes que durante el primer trimestre perdió 144,9 millones de euros.

"Desde 2014 no tenemos proyectos legacy. El negocio de Construcción, gracias al esfuerzo de todos y de las medidas que estamos adoptando, a día de hoy, es generador de caja, ha defendido Villar-Mir de Fuentes, que ha destacado que el plan prevé reducir a la mitad los costes de estructura, así como vender activos.

OHL cuenta con una cartera saneada "rentable y generadora de caja" en todas y cada una de las obras, fuera de los proyectos legacy, ha insistido el ejecutivo, quien ha señalado que están en proceso de tener, además, "una estructura de costes saneada".

Además, OHL puede presumir de tener un balance que a finales de año tendrá deuda neta menor a cero, lo que le permite mirar al futuro, ha señalado Villar-Mir de Fuentes, que ha asegurado que la compañía es capaz de seguir generando valor con una división de Construcción "sólida y rentable".

Entre otras medidas para reducir costes, la compañía, que el año pasado redujo su plantilla en 457 trabajadores, ha puesto sobre la mesa un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) que inicialmente afecta a 196 personas (160 despidos y 36 recolocaciones).

"Es una de las decisiones que no hubiera querido tomar, un ERE es el fracaso de cualquier empresario, en mi caso me lo tomo así (...) pero no queda otra, no me considero especialmente feliz por tener que hacerlo y lo siento muchísimo, pero las circunstancias mandan", ha dicho al respecto el presidente de OHL.

Además de concentrar su actividad en construcción y la promoción de concesiones, la compañía pondrá el foco en tres áreas geográficas: Estados Unidos, Europa y España, por lo que saldrá de zonas como la de Asia Pacífico, según Osuna, quien ha defendido esa "concentración" tras afirmar que cuando una empresa crece desmesuradamente "tiene un problema".