Diario Vasco

Caracas, 16 may (EFE).- Reinaldo Quijada, el aspirante a las presidenciales venezolanas de más bajo perfil, es un amante del teatro y la literatura que nació hace 58 años en Suiza, que apoyó al fallecido presidente Hugo Chávez en sus inicios y ahora asegura que su candidatura busca devolver la moral a la política en su país.

Este ingeniero electrónico se lanzó como candidato a la Presidencia pese a que entre los cuatro candidatos se ubica en el último lugar y de allí no se ha movido, y no se le ha visto hacer el menor esfuerzo por darse a conocer ni en propagandas audiovisuales, ni en afiches y mucho menos ofreciendo mítines.

Quijada estuvo rodeado desde muy pequeño por el discurso político gracias a las visitas que recibía su padre Manuel Quijada, un diplomático venezolano durante su permanencia en Ginebra.

Este ambiente político se sintió sobre todo durante los 6 años que la familia estuvo exiliada en Italia e Inglaterra tras formar parte del intento de golpe de Estado contra el entonces presidente venezolano Rómulo Betancourt en 1962.

El padre de Quijada formó parte de gobiernos y fue cercano siempre a las tendencias izquierdistas con las que el hoy candidato tuvo un acercamiento en sus tiempos universitarios y, posteriormente, con la aparición del presidente Hugo Chávez (1999-2013).

El ahora candidato es amante también de la música clásica y en especial de Wagner y Beethoven, estudió parte de su carrera de Ingeniería Electrónica en Estados Unidos, antes de trasladarse a Caracas para cerrar este ciclo formativo en 1987 en la Universidad Simón Bolívar, estudios que se vieron entorpecidos por su amor al teatro.

En esta casa de estudios comenzó su acercamiento al izquierdista Movimiento al Socialismo (MAS), pero no se vinculó oficialmente con el mundo político hasta 1992, con la aparición de Hugo Chávez y su fallido golpe de Estado.

Durante la bonanza del chavismo fue parte del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) entre 2007 y 2012, bancada con la que rompió en marzo de ese último año por diferencias a la hora de encarar la situación del país.

Por entonces germinó definitivamente la Unidad Política Popular 89 (UPP89), partido por el que se presenta el domingo y que tomó el número del año del llamado "Caracazo', el levantamiento popular de 1989 en contra de las medidas aplicadas por el Ejecutivo de entonces junto con el FMI y que dejaron un número aún no determinado de muertos.

Quijada tiene pareja y dos hijos de 36 y 22 años y domina el inglés y el italiano, así como el francés, que aprendió porque fue educado en colegios francófonos, es articulista en varios medios venezolanos y ha publicado cuatro obras de teatro.

Entre estos escritos destaca La comuna o La Hora de las luciérnagas, que ganó el primer premio del Concurso para autores inéditos de la editorial Monteávila en 2014.

Además de su labor política, trabaja como consultor independiente en el área de comercio exterior en el sector agrícola y agroindustrial.