Diario Vasco

Panamá, 16 may (EFE).- Una pyme panameña fue premiada hoy por comercializar unos ladrillos ecológicos de tipo modular, que reducen hasta en un 25 por ciento los costos de construcción y que casi no contaminan, ya que no se hornean y apenas necesitan cemento.

La empresa Ecoladrillos Panamá recibió este miércoles el Premio a la Excelencia Ambiental 2017, que cada año otorga el Ministerio de Ambiente y que le fue concedido por su contribución a una construcción más limpia y amigable con el entorno.

"Los ladrillos tienen un diseño modular y encajan unos con otros como si fuese un juego de legos. No requiere mano de obra cualificada, no necesitan repello (recubrimiento) ni pintura y reducen en 80 % el uso de cemento y en un 50 % el uso de madera", explicó a Efe la gerente de la compañía, Ana Karin Palos, durante la recepción del galardón.

Están hechos con "tierra estabilizada con cemento", generalmente con la tierra que desechan las constructoras, y "se curan con agua", lo que significa que no necesitan ser horneados como los ladrillos tradicionales, por lo que no emiten dióxido de carbono al ambiente, explicó.

Los ladrillos, además, son térmicos y acústicos y "mucho más" resistentes al cambio climático, los movimientos sísmicos y el aire marino, afirmó Palos.

Comentó que piensa ofrecer su producto al Gobierno panameño, que desarrolla un ambicioso proyecto habitacional que incluye la construcción de hasta 100.000 casas en todo el país.