Diario Vasco

Shanghái (China), 16 may (EFECOM).- Los consumidores chinos cada vez demandan más productos alimentarios de alta calidad y los países de la Unión Europea (UE) cuentan con los requisitos necesarios para satisfacer esta demanda, según aseguró hoy una delegación de funcionarios europeos que participa en la feria SIAL.

"Somos conscientes de que la clase media china está creciendo mucho y se están buscando oportunidades para traer alimentos y bebidas de alta calidad y creemos que la Unión Europea es la fuerza hacia la que dirigirse cuando hablamos de estos productos", dijo el eurocomisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan.

El funcionario encabeza una misión comercial de cerca de un centenar de empresas europeas que están en China para buscar nuevas oportunidades de negocio en el Salón Internacional de la Alimentación (SIAL) de Shanghái, el más importante de Asia dentro del sector alimentario.

Logan recordó la importancia de esta edición, donde la propia UE es la región invitada de honor, al que asisten unos 100.000 visitantes para conocer la oferta de productos dentro del sector de la alimentación y las bebidas, con unos 1.000 expositores de más de 50 países.

Según datos de la oficina de estadística comunitaria Eurostat, los intercambios comerciales entre China y la UE se han triplicado entre 2000 y 2017, y el monto creció del 5,5 % al 15,3 %, hasta alcanzar los 573.000 millones de euros el pasado ejercicio.

Así, China es ya el segundo socio comercial para la UE, mientras que el gigante asiático es el primero para los europeos.

Además, la clase media y el poder adquisitivo de los chinos no para de crecer, una situación que Europa debe aprovechar.

"Esta es una oportunidad única para las compañías europeas de mostrar la diversidad y la calidad de su comida y de su bebida y de establecer contactos importantes con uno de los mercados claves y que más crecen del mundo", apuntó la directora general de Food Drink Europe, Mella Frewen.

Los consumidores chinos no solo son más, sino que cada vez les está creciendo "el apetito por productos europeos de alta calidad", por lo que en los próximos años habrá "muchas oportunidades para la industria europea".

Sin embargo, hay muchos retos por delante, por lo que "el éxito dependerá de la habilidad de los operadores de superar las barreras y adaptarse a las necesidades de las autoridades sanitarias y de los consumidores chinos", agregó Frewen.

Este evento, por lo tanto, servirá para que las empresas europeas se vayan con el "saber cómo" del mercado chino.

Aunque China es ya el segundo mercado para los vinos europeos, este es uno de los sectores que más puede crecer en los próximos años, algo que deberían aprovechar países como España, según señaló a Efe el secretario general del Comité de Empresas Vinícolas europeas, Ignacio Sánchez Recarte.

"España tiene oportunidades, es el cuarto exportador de vino a China y tiene un potencial inmenso para incrementar en volumen, pero sobre todo en valor, y hay cada vez más empresas interesadas en el mercado chino porque aquí se conoce cada vez más lo que es España", aseguró.

Las exportaciones de vino español a China "no han tocado ni mucho menos techo", agregó.

En el cómputo de Europa, se venden 1,2 billones de euros cada año en vinos europeos a China, con un aumento anual aproximado del 20 %.