Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- El grupo BMW ha obtenido la licencia de la ciudad de Shanghái (China) para realizar pruebas de conducción autónoma inteligente y conectada, con lo que se convierte en el primer fabricante automovilístico internacional en conseguir este permiso en el país.

Así lo ha destacado el grupo en un comunicado, en el que ha explicado que esta licencia se la ha otorgado esta semana el equipo de promoción de pruebas de vehículo conectado inteligente formado por la comisión municipal de economía, información y transporte de Shanghái (China), junto con la oficina de seguridad pública municipal de la misma ciudad.

La flota de vehículos para las pruebas se basará en los últimos modelos de la serie 7 de la marca.

A partir de este mes, los test se realizarán con dos unidades, y hasta diciembre de este año se sumarán hasta siete vehículos más.

"Este logro subraya el liderazgo del grupo BMW en el desarrollo de la conducción autónoma" en la industria china del automóvil, ha subrayado la marca.

China está promoviendo la conducción autónoma como parte del impulso a los vehículos inteligentes conectados y ha lanzado recientemente una iniciativa bajo el lema de "ciudad inteligente, China inteligente", que le permite tener un "papel vital" en el programa de desarrollo de la conducción autónoma del grupo BMW.

Para llevar a cabo las pruebas de conducción autónoma de nivel 4 en China (en el nivel 5 los coches ya no tienen volante), BMW ha desplegado un "fuerte equipo local en Shanghái" formado por más de 60 expertos en conducción autónoma.

Utilizando esta licencia, el equipo de I+D de la marca pretende reunir varios petabytes de datos basados en el tráfico real, que se usarán para aplicar los algoritmos de aprendizaje automático a la conducción autónoma.

El centro de pruebas en Shanghai se extiende en una longitud de aproximadamente 5,6 kilómetros, aunque está previsto que crezca en el futuro.