Diario Vasco

México, 16 may (EFE).- Hokchi Energy, filial mexicana de la argentina Pan American Energy, se convirtió hoy en la primera empresa privada, tras la reforma energética mexicana, en recibir la autorización de su plan de desarrollo para explorar y explotar un campo petrolero, con una propuesta de 2.500 millones de dólares (2.118 millones de euros).

"La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó el Plan de Desarrollo por 2.500 millones de dólares (2.118 millones de euros) en el campo Hokchi en el Golfo de México", informó hoy en un boletín Hokchi Energy, empresa mexicana dedicada a la exploración y extracción de petróleo y gas.

De esta manera, la filial mexicana se convierte en el "primer operador privado en recibir dicha autorización", tras la aprobación de la reforma energética que abrió el sector a la iniciativa privada tras casi ocho décadas de monopolio estatal.

El plan de desarrollo prevé la instalación de dos plataformas en el campo Hokchi del Golfo de México, que contemplarán siete pozos productores y siete pozos inyectores, vinculados a una planta de procesamiento.

El desarrollo de Hokchi tiene como objetivo producir 147,8 millones de barriles de petróleo y 45,4 billones de pies cúbicos de gas.

"Previamente, la compañía llevó a cabo el plan de evaluación, cuya ejecución culminó tres meses antes de lo estipulado e incluyó la perforación de cinco pozos, uno más que la propuesta inicial presentada", indicó.

Después de la aprobación de la reforma energética en 2013, Hokchi Energy se convirtió en la primera empresa privada en realizar trabajos de perforación en aguas poco profundas, y en generar los primeros ingresos para el Estado mexicano provenientes de un contrato de producción compartida en aguas someras del Golfo de México.

El Gobierno de México estima que, a través de los concursos petroleros celebrados tras la reforma, se cerrará 2018 con 200.000 millones de dólares (169.500 millones de euros) de inversión comprometida.