Diario Vasco

Cannes , 16 may .- El director de animación japonés Mamoru Hosoda demostró hoy que su capacidad para emocionar sigue intacta con el estreno en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes de "Mirai", inspirado en su experiencia como padre.

En la película, la vida de Kun, un niño de cuatro años, se ve trastocada con el nacimiento de su hermana, Mirai. El pequeño deja de acaparar la atención de sus padres y, celoso, encuentra refugio en su jardín, donde un árbol mágico le hace viajar en el tiempo y entender mejor a su familia al conocer su historia.

"Tuve la idea cuando nació mi segundo hijo, que ahora tiene dos años", contó el director a la audiencia tras la proyección.

La familia siempre había estado presente en sus anteriores filmes: "La chica que saltaba a través del tiempo" ("The girl who leapt through time", 2006), "Summer wars" (2009), "Los niños lobo" ("Wolf children", 2012) y "El niño y la bestia" ("The boy and the beast", 2015).

Pero esta última cinta es la más personal. "Quería hablar del ciclo de la vida", contó, reflejar cómo cuando una persona tiene hijos "probablemente hace lo mismo que sus padres", "cómo la historia se repite".

Hosoda recuerda que es hijo único y que después de este filme sigue sin saber qué puede sentirse al tener un hermano, pero la tierna relación que perfila entre Kun y Mirai le hace intuir que "descubres muchas cosas que los adultos no entienden".

Para él, la fantasía "no es una mentira, sino que refleja bien la realidad", especialmente cuando sirve para meterse en los sentimientos del pequeño protagonista.

Hosoda rechaza que se le considere como el actual genio nipón de la animación tras el fallecimiento el pasado abril de Isao Takahata, de 82 años y cofundador junto con Hayao Miyazaki del Studio Ghibli, que estuvo detrás de éxitos como "Heidi", "Marco" o "Ana de las Tejas Verdes".

"Siento gran respeto por Takahata, un director que me estimuló mucho. La siguiente generación debe tomar como herencia su trabajo, desarrollarlo, y hacer que pase a la otra", concluyó el cineasta, nacido hace 50 años en Toyama.

La Quincena nació en 1969 de forma paralela al Festival de Cannes y en su voluntad de descubrir filmes de jóvenes autores y de saludar las obras de directores reconocidos ha seleccionado este año otros como "Pájaros de verano", de los colombianos Ciro Guerra y Cristina Gallego, o "Petra", del español Jaime Rosales.