Diario Vasco

Roma, 16 may (EFE).- Un tribunal de Ragusa, en la isla italiana de Sicilia, rechazó hoy el recurso presentado por la fiscalía y así confirmó la decisión del pasado 16 de abril de liberar el barco de la ONG española Proactiva Open Arms.

En el auto de hoy, al que tuvo acceso Efe, el Tribunal formado por los jueces Vincenzo Panebianco, Elio Manenti y Francesca Aprile rechaza las motivaciones que llevaron al fiscal a presentar el recurso.

El pasado 26 de abril, la fiscalía de Ragusa recurrió la decisión del juez instructor de esa ciudad siciliana, Giovanni Giampiccolo, de liberar el barco de la ONG española, que permanecía inmovilizado en el puerto siciliano de Pozzallo con motivo de una investigación bajo sospecha de favorecer la inmigración ilegal.

El Tribunal en su auto de hoy argumenta que no existe un puerto seguro en Libia, y prueba de ello es "el persistente cuadro político interno y conflictivo, a pesar del reconocimiento internacional al gobierno de Fayez al Serraj".

Asimismo añade que es conocida la "reticencia de las autoridades maltesas para cooperar con las peticiones de ayuda" al justificar por qué la ONG decidió no comunicar con Malta tras el rescate de los 218 inmigrantes.

El barco de la ONG fue inmovilizado de manera cautelar el 17 de marzo tras atracar en el puerto de Pozzallo para desembarcar a 216 inmigrantes y se abrió entonces una investigación a la jefa de misión, Anabel Montes; al capitán, Mark Reig, y a un responsable de la organización.

Posteriormente, el juez instructor de Catania confirmó la incautación del barco y el cargo de favorecer la inmigración ilegal, pero desestimó el delito de organización criminal, por lo que las diligencias contra los integrantes de la ONG siguen adelante.

Al respecto, en el auto de hoy se asegura que ningún elemento consiente "comprobar que hubo interés o acuerdos entre la tripulación del Open Arms y la organización, se supone que Libia, que transportaba ilegalmente a los inmigrantes".

El Tribunal reconoce que aunque los traficantes abandonan los barcos a la deriva esperando que sean rescatados, esto no "significa que haya presupuestos para que exista un delito por parte de los socorristas".

Explica que la ONG fue llamada en un primer momento por la Central Operativa de Roma y que su presencia en aguas internacionales fue tras la decisión de las autoridades italianas.

Asimismo, el Tribunal explica que en un informe del Comando General de la Capitanearía del Puerto se lee que el helicóptero de la Nave Alpino capto una conversación en "la que el patrullero libio Ras Al Jaddar había comunicado al Open Arms que no debía intervenir amenazándoles con el uso de armas".

El auto de hoy coincide así en varios puntos y añade más detalles al del juez de Ragusa del pasado 16 de abril en el que se autorizó la liberación del barco.

Ambos autos servirán para la defensa en la investigación penal que sigue su curso a la jefa de misión, Anabel Montes; al capitán, Mark Reig, y a un responsable de la organización.

La abogada de la ONG, Rosa Lo Faro, explicó a Efe que la investigación continúa y que por el momento se ha designado un perito informático y otro para analizar el contenido telefónico.