Diario Vasco

Atenas, 16 may (EFECOM).- Los jefes de misión de las instituciones acreedoras de Grecia comenzaron hoy en Atenas las negociaciones con el Gobierno para la última evaluación del programa de asistencia financiera con el ambicioso objetivo de cerrar a nivel técnico todos los asuntos pendientes en tan solo tres días.

En caso de lograrlo, los ministros de Economía y Finanzas que conforman el Eurogrupo podrían dar luz verde a este acuerdo en su reunión del próximo día 24.

El objetivo final es alcanzar una solución global que incluya el periodo posrescate, es decir, también las medidas para el alivio de la deuda, hasta el 21 de junio, para posibilitar así una salida de Grecia del tercer programa de asistencia financiera el 20 de agosto, como establece el calendario pactado en 2015.

La primera reunión de hoy entre los representantes de la denominada cuadriga -Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Central Europeo (BCE), Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y Comisión Europea (CE)- y el Gobierno se centró en analizar el estado de las privatizaciones y temas energéticos.

A lo largo de la jornada se abordará asimismo la reforma de la administración pública y la agenda global hasta el próximo sábado.

Según filtraciones del Ministerio de Finanzas a los medios locales, los técnicos de las instituciones acreedoras, que comenzaron las reuniones con los de los ministerios griegos este lunes, tienen una postura positiva y ya están redactando un borrador para el texto del acuerdo.

Lo que parece más complicado es el cumplimiento de los 88 requisitos pendientes -de los cuales tan solo cinco se han completado hasta el momento- antes del Eurogrupo de 21 de junio.

Según apuntan los medios locales, en las próximas semanas será votado en el Parlamento un borrador de ley que abordará la mayoría de estos temas pendientes y dejará uno o dos requisitos para su aprobación posterior, algo que ya ocurrió en la evaluación anterior.

Al mismo tiempo siguen los esfuerzos para concluir un acuerdo sobre la supervisión de Grecia en el periodo posrescate y el alivio de la deuda del país, que actualmente supera el 180 % del producto interior bruto.

En lo que concierne al mecanismo para el alivio de la deuda, que los acreedores prometieron a Grecia el año pasado, existen todavía posturas diametralmente opuestas entre Alemania y el FMI.

El FMI quiere que se aplique el mecanismo francés -que prevé asociar la devolución de los tramos de la deuda al crecimiento de la economía- sin ninguna condición, mientras Alemania insiste sobre la necesidad de asociar las medidas de alivio a condiciones políticas, y a la aprobación anual por parte del Bundestag.

El responsable del FMI para Europa, Poul Thomsen, dejo claro este martes que es necesario alcanzar un acuerdo técnico hasta el Eurogrupo de 24 de mayo para que el Fondo tenga tiempo de decidir si participa en este rescate que está a punto de expirar.

Además, siguen las discrepancias entre el Gobierno y el BCE sobre la necesidad de una línea de crédito preventiva para Grecia tras la salida del país del programa de rescate.