Diario Vasco

Berlín, 16 may (EFE).- La tasa de inflación interanual en Alemania repuntó en abril un 1,6 %, debido en gran medida al encarecimiento de los alimentos, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis) al confirmar los datos provisionales difundidos el día 30 del mes pasado.

En tanto, respecto a marzo, el índice de precios al consumo (IPC) en abril se mantuvo invariable.

Los precios de la energía se situaron con una subida del 1,3 % por debajo de la tasa general de inflación, aunque los dos meses anteriores aumentó aún más discretamente -un 0,5 % y un 0,1 %, en marzo y febrero, respectivamente-.

Entre abril de 2017 y de 2018 se encareció sobre todo el gasóleo ligero, que repuntó un 8,0 %, aunque también subieron la electricidad -un 1,6 %- y los carburantes y la calefacción central y urbana, un 0,6 %, respectivamente-.

Por contra, cayeron un 1,9 % los precios de los combustibles sólidos y un 1,3 % los del gas.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía, la tasa de inflación se habría situado en abril igualmente en el 1,6 %.

Los alimentos se encarecieron entre abril de 2017 y 2018 con un 3,4 %, y frente al 2,9 % de marzo, por encima de la media.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía y los alimentos, la tasa de inflación se habría situado en abril en el 1,4 %.

El IPC armonizado para Alemania, el que se calcula con criterios comunitarios, se elevó en abril un 1,4 % en términos interanuales, mientras que respecto a marzo bajó un 0,1 %.