Diario Vasco

Nueva Delhi, 16 may (EFE).- El Ministerio de Interior de la India anunció hoy la suspensión de las operaciones de las fuerzas de seguridad en la Cachemira bajo su control durante el mes del Ramadán, aunque les permitirá responder a los ataques de insurgentes.

"El gobierno central pide a las fuerzas de seguridad que no lancen operaciones en Jammu y Cachemira durante el mes sagrado de Ramadán. La decisión fue tomada para ayudar a los musulmanes amantes de la paz seguir el Ramadán en un ambiente pacífico", indicó la oficina del Ministerio de Interior en su perfil oficial de Twitter.

De acuerdo con el mensaje, el ministro de Interior, Rajnath Singh, ya comunicó la decisión a la jefa de Gobierno del estado de Jammu y Cachemira, Mehbooba Mufti.

Con esta instrucción se pretende ayudar a los musulmanes a seguir "de manera pacífica y sin dificultades" el Ramadán, que dependiendo de la luna comienza entre hoy y mañana.

No obstante, el Ministerio de Interior apuntó en mensajes posteriores que las fuerzas de seguridad tienen "el derecho a tomar represalias si son atacadas o si es imprescindible para proteger las vidas de gente inocente".

Mufti pidió la semana pasada a las fuerzas de seguridad un cese el fuego unilateral durante el Ramadán, después de que en las últimas semanas varios operativos finalizaran con decenas de insurgentes y civiles muertos y heridos en esa región.

La Cachemira india ha vivido un repunte de la violencia este año tras la pausa que siguió a las protestas originadas en julio de 2016.

Esas protestas se saldaron con más de un centenar de muertos y más de 10.000 heridos, más de un millar de ellos con lesiones oculares por el uso de perdigones por parte de la Policía y el Ejército.

La India y Pakistán reclaman la completa soberanía su completa soberanía sobre la Cachemira desde la partición del subcontinente y su independencia del Imperio británico en 1947.