Diario Vasco

La Haya, 16 may (EFE).- El Gobierno holandés está tratando de recuperar a los hijos de los yihadistas holandeses que se encuentran en campos de refugiados en Siria, aseguró hoy el ministro de Justicia, Ferdinand Grapperhaus, lo que supone un cambio en la política que el Ejecutivo seguía hasta ahora en este asunto.

"Los niños deben volver. No deberían estar en un campamento allí. Es un asunto extremadamente difícil", dijo el ministro, en una entrevista con el canal de noticias RTL Nieuws.

El Ministerio está trabajando con el Coordinador Nacional de la Lucha contra el Terrorismo y la Seguridad para investigar cómo se puede ir sacando de manera segura a los niños de los campamentos en territorio sirio.

Según el Coordinador Nacional, hay al menos 145 niños holandeses en Irak y Siria, donde fueron llevados por sus padres o nacieron allí en los últimos años.

Algunos de estos menores se encuentran aún con sus progenitores, quienes luchan en filas del grupo terrorista Estado Islámico (EI), mientras que otros están en campamentos de refugiados en Siria, donde fueron llegando ante la pérdida de territorios por parte de los yihadistas.

Esto supone un cambio de política en el Gobierno holandés, que se había negado hasta ahora a trabajar en la recuperación de los menores holandeses en Siria e Irak y solo cooperaba con la deportación a Holanda de las madres que lograron llegar por su propio pie a una embajada holandesa.

En unas declaraciones a Efe, la Defensora holandesa del Menor, Margrite Kalverboer, hizo un llamamiento a las autoridades europeas para que "establezcan una política común" y se "preocupen más por recuperar" a los niños que viajaron con sus padres a territorios que controla el EI.