Diario Vasco

Londres, 16 may (EFECOM).- El Gobierno británico asumirá temporalmente el control del servicio en la línea ferroviaria East Coast Main Line, de Londres a Edimburgo (Escocia), al incumplir sus pagos el actual operador privado, VTEC, confirmó hoy el ministro de Transporte, Chris Grayling, en la Cámara de los Comunes.

Grayling explicó que el Estado gestionará los servicios de tren en esta ruta del este de Inglaterra mediante "un operador de último recurso", que pondrá las bases para que eventualmente la franquicia pueda volver a la gestión privada.

Precisó que Virgin Trains East Coast (VTEC) -participado por Stagecoach en un 90 % y Virgin Trains-, que asumió el control de la línea en 2014 por ocho años, dejará de operarla el 24 de junio, tras haber incurrido en dificultades financieras.

El Partido Laborista acusó al Gobierno conservador de "avalar" a esta empresa, pero Grayling aseguró que Virgin Trains East Coast deberá cumplir "todas sus obligaciones contractuales".

El secretario general del sindicato de Transporte, Mick Cash, recordó que "esta es la segunda vez que el sector público ha tenido que rescatar la East Coast Main Line, y, en lugar de ser un arreglo temporal, debería ser permanente".

Mick Whelan, su homólogo en el sindicato de conductores Aslef, instó al ministro a "renacionalizar toda la red ferroviaria", pues ésta es la tercera vez en diez años que una compañía privada fracasa en la gestión de esta línea en concreto, si bien otras tienen también un mal funcionamiento.

Great North Eastern Railway (GNER) se vio despojada de su franquicia de la East Coast Main Line en 2007, después de que su matriz sufriera dificultades financieras, mientras que National Express se retiró en 2009.