Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- La Federación Española de Rugby (FERugby) estudiará con un bufete de abogados irlandés la posibilidad de presentar una apelación a la decisión del Comité Judicial y el Comité de Disputas de World Rugby (WR) que deja fuera del Mundial de Japón de 2019 a la selección española.

El presidente de la FERugby, Alfonso Feijoo, afirmó este miércoles en una rueda de prensa celebrada en el Consejo Superior de Deportes (CSD) que harán "todo lo humanamente posible en defensa de los intereses del rugby español" después de que la resolución del Comité Judicial y el Comité de Disputas de World Rugby (WR) "no haya sido la esperada".

FERugby reclamó la repetición del partido ante Bélgica, disputado en Bruselas el pasado 18 de marzo, por entender que existió un "conflicto de intereses" por la designación de un árbitro rumano cuando una de las selecciones aspirantes a la clasificación para el Mundial de Japón 2019 era, precisamente, Rumanía.

El Comité de Disputas asumió como un error la designación arbitral del Bélgica-España, pero rechazó cambiar el resultado o la repetición del encuentro porque podría crear un "precedente sin parangón en los 150 años de historia de este deporte".

Además, dictaminó dejar fuera del Mundial de Japón 2019 a las selecciones de España, Rumanía y Bélgica, por la alineación indebida de alguno de sus jugadores.

La FERugby dejará su defensa en manos de un bufete de abogados irlandés, con el que estudiará la posibilidad de presentar un recurso. Para ello dispone un plazo de 14 días.

Preguntado por la posibilidad de que el caso llegue hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), Alfonso Feijoo apuntó que se plantearían ese tema, "pero serenamente". "Primero, sabiendo que nos lo van a aceptar porque tienen derecho a inhibirse", añadió.

El vicepresidente económico de la FERugby, José Mari Epalza, subrayó no obstante que "hay un compromiso por parte de todas las federaciones de mantener las apelaciones o recursos dentro de los estamentos de World Rugby y no recurrir a otras instancias administrativas, como puede ser el caso del TAS".

Por eso confió en que sea "la propia World Rugby la que presente la reclamación". "Ayudaría mucho. Ellos son los primeros que debían reclamar, porque son los primeros que dijeron que este partido había que volverlo a jugar", remarcó.