Diario Vasco

Abuya, 16 may (EFE).- Cinco personas murieron y otras cinco resultaron heridas en el noreste de Nigeria en un ataque suicida supuestamente cometido por el grupo yihadista Boko Haram, informaron hoy las autoridades.

El atentado fue perpetrado ayer en la ciudad de Konduga, en el estado de Borno, contra un puesto de control de la Fuerza Civil de Acción Conjunta (JTF Civil, sus siglas en inglés), un grupo de vigilantes creado para combatir a Boko Haram.

Un portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA), Abdulkadir Ibrahim, confirmó que "cinco miembros de la JFT Civil murieron al explotar una bomba de un suicida en Madarari, a las afueras de la ciudad de Konduga".

"Otras cinco personas resultaron heridas en el suceso, que ocurrió cuando un suicida detonó un artefacto de fabricación casera que llevaba escondido mientras se le registraba en un puesto de control", añadió la misma fuente, citada por los medios locales.

Se trata de uno de los peores ataques que sufre ese grupo de vigilantes en Borno, donde el Ejército nigeriano también informó de que este martes neutralizó a seis integrantes de Boko Haram, en una operación en la que hubo varios heridos y se recuperaron armas.

Boko Haram, que en lengua local significa "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Pese a que el Gobierno nigeriano afirma haber derrotado a los yihadistas, estos continúan con ataques esporádicos especialmente en el estado de Borno, donde el grupo inició su campaña hace nueve años.

Aunque las tropas nigerianas lograron recuperar extensos territorios antes ocupados por los yihadistas, Boko Haram cambió sus tácticas para centrarse en ataques a puntos débiles como mercados, mezquitas, iglesias y escuelas.

Se calcula que más de 20.000 personas han muerto desde 2009 debido a este conflicto y que hay alrededor de dos millones de desplazados.