Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFECOM).- Los sindicatos UGT y CCOO han asegurado hoy que "seguirán en la calle" hasta que se blinde el sistema de pensiones y se derogue la reforma de 2013, que desvinculaba su revalorización de la inflación y establecía un factor de sostenibilidad en función de la esperanza de vida.

En declaraciones a los medios previas a que cientos de jubilados convocados por los sindicatos rodearan el Banco de España, la secretaria de Empleo de UGT, Mari Carmen Barrera, y el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, han mostrado su disconformidad con el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PNV, en tanto que solo deja en suspenso la reforma.

Por otro lado, Barrera ha exigido una especial protección legislativa del sistema de pensiones, de tal manera que no pueda reformarse con una mayoría absoluta de un solo partido, sino que exija de una mayoría cualificada para asegurar que se pacte con otros partidos.

Asimismo, Bravo ha puesto en valor que el periodo en el que más aumentaron las pensiones y los pensionistas vieron mejorado su poder adquisitivo fue mientras estuvo vigente el Pacto de Toledo, el consenso de todas las fuerzas políticas en esta materia, en tanto que ahora su estabilidad parece sujeta a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Las centrales han llamado a rodear con una cadena humana de pensionistas los aproximadamente 1.300 metros que tiene el perímetro de la sede del Banco de España, para poner el foco sobre una institución que ha hecho recomendaciones de reformas laborales "de carácter restrictivo de derechos", sin hacer autocrítica de su papel en la gestión de la crisis económica.