Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFECOM).- Las cooperativas de crédito que operan en España, casi todas cajas rurales y profesionales, obtuvieron un beneficio neto de 455 millones de euros en 2017, un 18,5 % más que el año anterior, "gracias al aumento de los ingresos por comisiones y la contención de costes".

En una nota remitida hoy, la patronal española del sector, la Unacc, que hoy ha celebrado su asamblea general ordinaria, explica que estas mejoras permitieron compensar la caída del 4,1 % del margen de intereses -que recoge la mayoría de los ingresos- debido a la "fuerte competencia y los bajos tipos de interés".

El balance de estas entidades creció un 5,12 % en 2017, hasta los 98.400 millones de euros, al tiempo que los préstamos y anticipos a clientes aumentaron un 3,12 % y sumaron 55.200 millones de euros.

Por el lado del pasivo, los depósitos se situaron en 77.000 millones tras crecer un 5,63 % respecto a 2016, lo que ayudó a elevar los recursos propios casi un 5 %, a 7.030 millones de euros, un 63 % de los cuales proceden de reservas.

El presidente de Unacc, Manuel Ruiz, ha asegurado en su intervención en la asamblea, la primera desde que accedió al cargo, que "la Unacc trabajará para que este modelo sea reconocido por el regulador y el supervisor, a través del principio de proporcionalidad".

"Esto no significa la exención de aplicación de la normativa que afecta al resto de entidades de crédito, porque las cooperativas de crédito lo son, sino en la adaptación de la norma al perfil de riesgo, tamaño y modelo de negocio", ha añadido.