Diario Vasco

Sofía, 16 may (EFE).- El primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, confió hoy que en la cumbre Unión Europea (UE)-Balcanes Occidentales de mañana en Sofía se logren avances en el litigio por el nombre de Macedonia y un acercamiento entre Serbia y Kosovo.

Los primeros ministros de Grecia, Alexis Tsipras, y de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Zoran Zaev, tienen previsto un encuentro durante la cumbre que se celebra mañana.

"Espero que Zaev y Tsipras acaben finalmente esta disputa sobre el nombre", declaró hoy Borisov en la inauguración de una conferencia en la capital búlgara.

Desde que esa antigua república yugoslava proclamó su independencia en 1991, Grecia rechaza que use su nombre constitucional, República de Macedonia, con el argumento de que forma parte de la herencia cultural helena y por temor a reclamaciones territoriales sobre su región septentrional homónima.

El jefe del Gobierno de Bulgaria, que este semestre ejerce la presidencia de turno de la UE, también se mostró optimista sobre un acercamiento entre Belgrado y Pristina, y apeló a los presidentes de Serbia, Aleksandar Vucic, y de Kosovo, Hashim Thaci.

"Thaci y Vucic conviene que demuestren que son líderes europeos y se den la mano, ya que se negaron hacerlo en Skopje" durante otro encuentro entre ambos, recordó el primer ministro búlgaro.

Serbia no reconoce la independencia unilateral de su antigua provincia, proclamada en 2008 y aceptada por 23 de los 28 países de la UE.

Borisov agradeció a la canciller alemana, Angela Merkel, su respaldo para celebrar una cumbre dedicada a los Balcanes, pese a los muchos problemas que afronta la UE.

El primer ministro búlgaro recordó el escaso peso económico y demográfico de los Balcanes Occidentales ante quienes piden congelar la ampliación o temen importar problemas y estados frágiles en la UE.

"¿Por qué los europeos tienen tanto miedo de los Balcanes? El Producto Interior Bruto total de Macedonia, Serbia, Albania, Kosovo, Montenegro y Bosnia es de 96.000 millones de euros. Tanto como el de Eslovaquia", afirmó.

"La población de estos países (unos 18 millones) es tanta como la Rumanía. Si los Balcanes solamente generan guerras, después se necesitan enormes gastos", expuso Borisov.

La ministra de Asuntos Exteriores búlgara, Ekaterina Zaharieva, también advirtió sobre un aplazamiento de futuras ampliaciones de los seis países de la región.

"Gracias a Dios nadie ha dicho que está en contra de la ampliación en general. Pero el aplazamiento indefinido de la integración de los Balcanes Occidentales desmotivará a estos países y los frustrará o enfadará", dijo la jefa de la diplomacia búlgara.