Diario Vasco

Sao Paulo, 16 may (EFECOM).- La actividad económica brasileña perdió un 0,13 % en el primer trimestre del año frente a los tres meses anteriores, lo que indica la lenta recuperación del país después de la severa recesión sufrida entre 2015 y 2016 y el leve crecimiento registrado en 2017, según divulgó hoy el Banco Central.

El Índice de Actividad Económica del Banco Central (IBC-Br), que sirve para prever de manera anticipada el producto interior bruto (PIB), cayó sólo en marzo un 0,74 % respecto a febrero pasado.

El indicador presentó, sin embargo, en el período enero-marzo de 2018 una subida del 0,86 % comparado con el primer trimestre del año pasado, mientras que en los últimos doce meses hasta marzo el aumento fue del 1,05 %.

El resultado es menor del esperado por los analistas y refleja que la economía del gigante sudamericano ha perdido algo de ritmo en el inicio de este año, en el que el Gobierno del presidente Michel Temer espera consolidar el leve avance del 1,0 % registrado en 2017, después de una de las peores recesiones de las últimas décadas.

La economía brasileña se desplomó un 3,5 % en 2015 y otro 3,5 % en 2016 para encadenar dos años seguidos en rojo, algo que no ocurría desde la década de 1930.

De acuerdo con estimaciones del propio Ejecutivo, Brasil crecerá cerca del 3 % en este 2018, una previsión que ha sido rebajada en las últimas semanas por analistas consultados por el Banco Central, que ahora prevén una expansión del PIB del 2,51 %, cuando hace una semana pronosticaban el 2,70 %.

A pesar de que los datos macroeconómicos indican que el país ha dejado atrás la recesión, hay indicadores que muestran los rastros aún vigentes de la severa crisis.

La tasa de desempleo se ubicó en marzo pasado en el 13,1 %, lo que significa que 13,7 millones de personas están sin trabajo.

Algunos sectores continúan en números negativos, como el de servicios, uno de los motores económicos de Brasil, que presentó una caída del 1,5 % en el primer trimestre.