Diario Vasco

Madrid, 17 abr (EFECOM).- El presidente del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, John Williams, ha descartado hoy que la economía estadounidense esté abocada a entrar en recesión y ha previsto que los tipos de interés se sitúen en el 3,5 por ciento en 2020.

En una intervención en un simposio internacional organizado por el Banco de España y la National Association for Business Economics (NABE), Williams, que hablaba a título personal, ha rechazado que la posibilidad de que el interés a corto plazo supere el rendimiento de la deuda a largo (inversión de la curva de tipo) indique la cercanía de una recesión.

Ha precisado que las perspectivas de crecimiento para este año en Estados Unidos, situadas en torno al 2,5 por ciento, están propiciadas por el elevado gasto público y la rebaja de impuestos, factores que consideró favorecedores de la actividad.

Ha señalado que la reducción del desempleo, cuya tasa podría bajar en EEUU este año del 4 al 3,5 por ciento, después de que en 2017 se crearan 2,2 millones de empleos, tampoco se convertirá en un riesgo específico para la economía, en parte por el escaso crecimiento de la productividad, que se sitúa alrededor del 1 por ciento anual.

Para Williams, para que haya una recesión se tienen que producir eventos extraordinarios, como el colapso inmobiliario entre 2006 y 2008 en los Estados Unidos, o el estallido de la burbuja de las empresas de internet en 2001.

Opinó que no hay en la bolsa una situación como en los años 90 de burbuja en el precio de los valores bursátiles, ya que si se compara con el rendimiento de los bonos a diez años no lo supera.

En su opinión, los activos bursátiles tienen un precio apropiado, aunque ha señalado que los bonos a diez años estadounidenses si tienen un sobreprecio (su rendimiento se situaba en el 2,83 por ciento, mientras que el bono a dos años subía al 2,4 por ciento, nivel de hace una década).

El presidente de la Fed de San Francisco ha señalado que si continuara subiendo significativamente su rendimiento si podría causar un problema en los mercados y en otros activos, y que el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal sigue apostando por un aumento de los tipos de interés (tres o cuatro veces este año) para evitar el sobrecalentamiento de la economía.

Sin embargo, ha considerado que para que la inflación supere el objetivo del 2 por ciento habrá que esperar algún, y podría suceder este año, aunque para que se afiance sobre esa cota tendrá que pasar algún ejercicio más.

También ha defendido la subida de los tipos de interés un cuarto de punto hace un mes, hasta una cota entre el 1,5 y el 1,75 por ciento, y ha señalado que el precio del dinero, que este año podría subir tres o cuatro veces es adecuado para mantener una expansión saludable.