Diario Vasco

Estrasburgo , 17 abr .- La Comisión Europea (CE) propuso hoy la inclusión obligatoria de datos biométricos (dos huellas de identidad y una fotografía) en los carnés de identidad y permisos de residencia en la Unión Europea (UE), para combatir la falsificación de esos documentos.

Bruselas plantea además eliminar progresivamente, conforme vayan expirando o a los cinco años e incluso dos en ciertos casos, las tarjetas que no reúnan esos requisitos.

Los datos biométricos incluyen los rasgos físicos, biológicos o de comportamiento de un individuo que lo diferencian del resto de la población.

Según el Ejecutivo comunitario en la actualidad hay distintos niveles de seguridad de las tarjetas de identidad en la UE y algunas son fáciles de falsificar, una deficiencia que aprovechan algunos delincuentes.

En la actualidad hay 80 millones de carnés de identidad que no incorporan datos biométricos ni pueden ser leídos en máquinas por no disponer de chips, algo que Bruselas quiere combatir creando unos estándares de seguridad comunes.

Los nuevos estándares se aplicarán a las tarjetas de identidad y a los permisos de residencia de los familiares extranjeros.

Bruselas precisó que la propuesta no pretende introducir un carné de identidad obligatorio en la UE sino actualizar los niveles de seguridad de los existentes.

Además, la CE plantea que la validez máxima para los carnés de identidad en la UE sea de diez años.

La idea forma parte de un paquete de propuestas sobre seguridad, presentado hoy, que plantea asimismo reforzar las normas vigentes sobre la comercialización y el uso de los precursores explosivos, así como normas para facilitar el uso de información financiera en casos penales.

"Hoy impulsamos acciones para privar a los delincuentes y terroristas de las herramientas y recursos que necesitan para cometer sus delitos", explicó en un comunicado el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans.