Diario Vasco

Roma, 17 abr (EFE).- La prevención de las plagas en la agricultura y el comercio internacional está avanzando gracias a los nuevos métodos de secuenciación del genoma de organismos dañinos como los virus, indicaron hoy en Roma distintos expertos.

El profesor de la Universidad belga de Lieja Sébastien Massart destacó en un acto en la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que la "secuenciación de nueva generación" (NGS, por sus siglas en inglés) está siendo una "revolución" en el campo de la protección frente a las pestes.

A su juicio, esas tecnologías permiten lograr las secuencias genéticas de las pestes, investigar la interacción entre las enfermedades y las plantas, comprender mejor las epidemias e incluso descubrir plagas potenciales.

Desde su introducción en 2008, Massart aseguró que se han identificado nuevos virus, como los seis hallados en relación con las frutas con hueso en los últimos dos años, si bien muchos otros "siguen siendo desconocidos".

La también llamada "secuenciación de alto rendimiento" permite reducir los costes y el tiempo que supone analizar los genes a partir de muestras más pequeñas.

"En el futuro se podrán obtener las secuencias y los datos con un simple test", dijo el experto, que citó ventajas como agilizar el diagnóstico cuando se pongan en cuarentena plantas importadas con vistas a evitar la entrada de pestes en los países.

Además, mostró su confianza en que se avance así en la certificación de las plantas, la vigilancia de las mercancías importadas y los controles a gran escala a nivel regional.

El especialista de la Agencia de inspección alimentaria de Canadá Mike Rott explicó que con los métodos anteriores tardaron más de tres años en realizar unos 5.200 análisis de parte de los 2,5 millones de vides importadas en 2013.

Con la secuenciación de nueva generación solo hicieron falta menos de 200 pruebas en unos meses.

La NGS es "tan precisa como los análisis convencionales", si bien "tiende a dar falsos positivos que deben confirmarse", detalló Rott, quien agregó que se necesita una gran capacidad de informatización, almacenamiento y análisis de datos.

Françoise Petter, de la secretaría de la Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las Plantas (OEPP), insistió en el potencial que esa metodología ofrece para el diagnóstico de las plagas, para lo que recomendó seguir directrices técnicas.