Diario Vasco

Buenos Aires, 17 abr (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la inflación alcance este año en Argentina el 22,7 %, casi cinco puntos porcentuales más que en su anterior pronóstico, y revisa a la baja su proyección de crecimiento hasta el 2 % por el efecto de las sequías y las políticas de ajuste.

En su Informe de Perspectivas Económicas Mundiales, presentado hoy, el organismo cifra en el 25,7 % la inflación de Argentina el año pasado y eleva hasta el 22,7 % su previsión para 2018 (frente al 17,8 % proyectado el pasado octubre) y hasta el 15,4 % la de 2019.

Acerca de la evolución de los precios, el FMI señala que permanece por encima de los objetivos del Banco Central, por lo que pide una "estricta" política monetaria para mantener ancladas las expectativas de inflación.

El crecimiento del PIB argentino fue del 2,9 % en 2017, de acuerdo con las cifras que maneja el FMI, pero se ralentizará hasta el 2 % este año, medio punto porcentual menos que lo pronosticado en octubre pasado, por los efectos de la sequía en la producción y del "necesario" ajuste fiscal y monetario.

Sin embargo, el Fondo prevé para 2019 una mejora importante de la actividad económica que permitirá alcanzar una tasa del 3,2 %.

En su informe, el Fondo ensalza las reformas aprobadas por el Gobierno de Mauricio Macri a finales de 2017 (entre las que destaca la del sistema de pensiones), ya que considera que ayudarán a abordar los "grandes desequilibrios" de las pensiones y a una reducción gradual de los "elevados y desequilibrados" impuestos.

No obstante, el organismo asegura que serán necesarios mayores recortes de gasto para alcanzar las metas de déficit primario y permitir una reducción mayor de la carga fiscal.

El FMI espera una evolución negativa de la balanza por cuenta corriente de Argentina, que en 2017 cifra en un déficit equivalente al 4,8 % del PIB, y que aumentaría hasta el 5,1 % este año y el 5,5 % el ejercicio próximo.

En cambio, el organismo es optimista con la evolución del desempleo en Argentina, que se situó según sus cálculos en el 8,4 % al cierre del año pasado, y disminuirá hasta el 8 % en 2018 y hasta el 7,5 % en 2019.