Diario Vasco

Madrid, 17 abr (EFE).- El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) considera que el cierre de la aerolínea de carga ASL Spain, antigua Panair, es una decisión tomada en el seno del grupo ASL "para trasladar la operación" de la compañía a otro país, "en este caso Irlanda".

Así lo ha expresado hoy el jefe de la Asesoría Jurídica de Sepla, Pedro Arriola, para quien este caso "no reúne las causas organizativas ni económicas que exige la ley" para decretar el cierre de una empresa.

Responsables del sindicato de pilotos han recordado que Panair, la segunda aerolínea más antigua de España -más de 30 años operando bajo la marca belga TNT- es una aerolínea rentable "que ha dado beneficios año tras año desde su creación y que además opera en un mercado en pleno auge".

El jefe de la sección sindical de ASL Spain en Sepla, Rafael Sacristán, ha dicho hoy en una conferencia de prensa que conocieron la intención de cerrar ASL cuando directivos de este grupo irlandés -propietarios de Panair desde hace dos años- reunieron a todos los empleados en febrero para notificarles el cierre.

Sacristán ha precisado que los motivos alegados entonces "se limitaron a la presunta obsolescencia de las aeronaves", y ha añadido que "se está demostrando" que es un argumento "completamente falso".

Sobre esta cuestión, ha puntualizado que las aeronaves "están siendo vendidas a otras empresas europeas que realizan con ellas el mismo tipo" de operaciones.

El grupo irlandés ASL, dedicado también al transporte de mercancías, adquirió en 2016 la división aérea de la compañía belga TNT, entonces matriz de Panair.

Posteriormente, el grupo norteamericano de transporte de carga Federal Express compró la totalidad de TNT.

El cierre de ASL Spain, antigua Panair, podría dejar sin trabajo a 160 trabajadores, de ellos 50 son pilotos, según el Sepla.