Diario Vasco

Santander, 17 abr (EFE).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha pedido hoy un Primero de Mayo con las calles de España "llenas" para convertirlo en una "gran bofetada de reivindicación" y que se tenga "claro" que habrá que afrontar la recuperación de derechos o "movilizaciones de alto nivel".

"Queremos un Primero de Mayo con las calles llenas. Un Primero de Mayo en el que podamos también situar el resto de elementos que tienen que ver con los trabajadores y algunos otros que tienen que ver con los ciudadanos en general", ha señalado Álvarez en Santander, donde hoy participa en una comisión ejecutivo federal.

En rueda de prensa, junto al líder regional del sindicato, Mariano Carmona, el secretario general de UGT ha añadido que el próximo Primero de Mayo su sindicato también quiere reivindicar las "libertades" porque quiere un país de "alto nivel democrático" y una Unión Europea "plenamente solidaria".

"Este Primero de Mayo puede ser una gran bofetada de reivindicación, de dignidad, de lucha, de reconocimiento al hecho sindical", ha incidido Álvarez, quien ha reivindicado el reparto de la riqueza que se está generando en España, que crece "a un buen ritmo", ha recordado.

También ha exigido la recuperación de derechos como las pensiones y la eliminación del factor de sostenibilidad, así como más inversiones en sanidad y educación, con la recuperación del debate sobre la gratuidad de la universidad.

Y ha reclamado políticas que generen un empleo de calidad, para lo que considera que la industria tiene que jugar un papel "principal", al tiempo que ha señalado la necesidad de luchar por la igualdad "todos los días" y de abrir el sindicato a los jóvenes.

Para el reparto de la riqueza, Álvarez ha apuntado como elemento "fundamental" la recuperación de salarios y ha incidido en el objetivo de UGT de establecer en la negociación colectiva retribuciones mínimas de 1.000 euros, sobre todo en los sectores "donde no hay sindicatos, que son los que tienen menos salario".

"Queremos negociar con la patronal salarios pero también hablar de la precariedad laboral, de alternativas a la actual situación de rotación o al encadenamiento de contratos", ha añadido el secretario general de UGT.

Pepe Álvarez ha defendido, además, las movilizaciones para reclamar un incremento de las pensiones, porque, según ha subrayado, "no hay razón objetiva" para que no se incrementen a la altura del IPC las contributivas y por encima, las no contributivas.

"No es verdad que el sistema de pensiones no sea viable", ha incidido el líder de UGT, para quien lo que existe es un "deseo" del PP y de Ciudadanos "por pasar de un sistema público a uno mixto".

Por ello, ha señalado que su sindicato seguirá trabajando en los próximos meses en el marco de la Comisión del Pacto de Toledo para derogar la reforma de 2013, con el objetivo de alcanzar una pensión mínima de 1.000 euros.

Pero eso, según ha advertido, "sólo será posible con las movilizaciones", porque sin ellas considera que se mantendría la subida del 0,25 por ciento "pelado".

Álvarez también se ha vuelto a pronunciar sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018, que ha valorado como una "engañifa considerable" al alegar que si en un año completo el nivel de ejecución "es muy bajo", aprobándose a estas alturas entiende que será "un brindis al sol".

Sobre este asunto, y a preguntas de los periodistas, el secretario general de UGT de Cantabria, Manolo Carmona, se ha pronunciado sobre la partida de 4 millones de euros consignada en esos presupuestos para la Comarca del Besaya, a la que ha dado la bienvenida, aunque ha precisado que "no es la solución".

"Está más enfocada a la galería y no ha salido de una mesa de negociación, por lo que tiene una corta viabilidad", ha resumido Carmona.