Diario Vasco

Nueva Delhi, 17 abr (EFE).- El nobel de la Paz indio Kailash Satyarthi pidió hoy la creación en su país de un tribunal especial para acelerar los juicios relacionados con los delitos a niños, subrayando que hay más de 100.000 casos de violación de menores pendientes en los juzgados.

"Demando la creación de un Tribunal Nacional para Niños (...) que brinde justicia a las víctimas y a los supervivientes", afirmó Satyarthi durante la presentación en Nueva Delhi del informe "Los niños no pueden esperar", sobre casos pendientes de abusos sexuales a menores en los juzgados de la India.

El informe señala que en agosto del año pasado el Ministerio de Interior reconoció en una respuesta a la Cámara Baja india que hasta 2016 había 89.999 casos de violación de niños pendientes en los tribunales del país, un 26 % más que en el año precedente.

"Hablamos de más de 100.000 casos pendientes en los tribunales. Mientras os hablo, durante esta media hora, uno de nuestros niños es violado en algún lado", aseguró el ganador en 2014 del Nobel de la Paz por su lucha contra el trabajo infantil, sobre las cifras que él calcula que hay en este momento.

Este número de casos pendientes conlleva, según Satyarthi, que las víctimas y sus padres deban esperar en algunas ocasiones durante décadas para que el tribunal dictamine un veredicto, lo que provoca una "falta de temor a la ley" por parte de los violadores.

"Según este informe, en algunos estados de la India los supervivientes, sus padres (...) necesitan esperar 99 años, casi 100 años", explicó el activista, quien añadió que puede dar la situación de víctimas violadas de niño que obtienen un veredicto cuando son ancianos.

Además, de acuerdo con el informe, el número de crímenes contra niños se ha duplicado entre 2013 y 2016 pasando de 58.224 a 106.958.

El activista criticó, en ese sentido, la "epidemia moral de violaciones" que padece la India y pidió a los diferentes partidos que debatan en el Parlamento medidas para combatir esta lacra en vez de culparse unos a otros.

"El cuerpo de una niña de 8 años no debería ser un campo de batalla política", sentenció Satyarthi, que fue galardonado en diciembre de 2014 junto a la paquistaní Malala Yousafzai por su lucha a favor de los niños.

La presentación del informe, redactado por la Fundación de Niños Kailash Satyarthi, se produce en medio del clima de indignación que se vive en la India tras conocerse la semana pasada la violación, tortura y asesinato de una niña de ocho años y el abuso de una adolescente.

En ambos casos se ha criticado además la supuesta connivencia de miembros o simpatizantes del partido gubernamental BJP con los acusados.

De acuerdo con cifras de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2016 se produjeron en el país 38.947 violaciones, 19.765 de ellas a menores.

La India endureció las leyes contra las agresiones sexuales después de que una joven universitaria muriese tras ser violada en grupo en un autobús en 2012 en Nueva Delhi, un suceso que conmocionó a la India y trascendió fuera de sus fronteras.