Diario Vasco

(Actualiza la EC2247 con más declaraciones de Macron sobre la reforma de la eurozona)

El jefe de Estado francés abogó por crear nuevos recursos propios para financiar la Unión, entre los que se mostró a favor de un impuesto a los empresas digitales y a "ciertos recursos energéticos", así como por acabar con los "rebates" (reducciones en las contribuciones que fueron introducidos a petición del Reino Unido).

Defendió, asimismo, que se debe financiar "dignamente" la acción comunitaria en defensa e inmigración, modernizar las políticas actuales e introducir "condicionalidad" en los fondos, en concreto, "criterios de convergencia" en materia fiscal y social, sobre todo.

"No debemos renunciar a ninguna ambición de las políticas existentes, pero debemos añadir las ambiciones nuevas", afirmó Macron, quien consideró que el presupuesto plurianual "debe expresar un proyecto político de coherencia, eficacia y convergencia".

El presidente francés insistió en que es "indispensable" acometer una reforma de la eurozona antes de que acabe la actual legislatura europea, en 2019.

En este sentido, dijo que se debe aprobar una "hoja de ruta" para "avanzar por etapas" en las reformas, en concreto en la unión bancaria y en la constitución de una capacidad fiscal que permita favorecer la estabilidad y convergencia en la zona de la moneda única.

En su turno de réplica a los eurodiputados, Macron reiteró que "no hay ningún espacio monetario en el mundo (...) sin una capacidad presupuestaria que permita la inversión, la convergencia y la estabilización en caso de crisis".

El presidente francés llamó a adoptar una "forma institucional y democrática mucho más integrada en la eurozona", y defendió que deberán crearse estructuras comunitarias y bajo control parlamentario y no solamente intergubernamentales (dónde las decisiones dependen enteramente de los gobiernos nacionales).

"Si no decidimos en los próximos meses avances organizativos e institucionales que permitan más estabilidad, más capacidad de invertir, no podremos avanzar en Europa", dijo.

Macron ha sido el principal impulsor de la reforma del área de la moneda única desde que asumió su cargo, y los líderes de la UE acordaron en diciembre que en junio presentarán una "hoja de ruta" con los próximos pasos a dar en ese sentido priorizando completar la unión bancaria y reforzar el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

El presidente francés también expresó su apoyo a la propuesta de la Comisión Europea para introducir un impuesto temporal sobre la facturación de las grandes empresas digitales como medio para conseguir que paguen una cuota justa de tasas en la Unión y dijo que la recaudación de la misma podría ir al presupuesto de la Unión en el futuro.

La medida, propuesta a iniciativa de París y con el apoyo previo de otros nueve países, aún debe ser negociada y aprobada.

En materia comercial, Macron defendió que la UE debe adoptar una posición "unida" que favorezca el desarrollo de las oportunidades económicas europeas pero también sea "protectora" de sus "intereses legítimos", trabajadores y consumidores.