Diario Vasco

Barcelona, 17 abr (EFECOM).- Los fabricantes de alimentos y bebidas españoles afrontan el Salón Alimentaria como un escaparate para sus productos, especialmente de cara a la exportación, en la que el foco está dirigido sobre todo hacia Asia.

En las últimas 48 horas, y a la sombra del Salón, la patronal de la industria alimentaria (FIAB) ha celebrado unas 2.400 reuniones entre 160 compradores internacionales procedentes de 40 países extracomunitarios y empresas españolas.

"Está saliendo muy bien, hemos cumplido nuestros objetivos iniciales", ha asegurado en declaraciones a Efe el consejero delegado del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX, entidad que también colabora en la organización de estas reuniones de negocios), Francisco Javier Garzón.

Garzón, que ha visitado hoy el Salón Alimentaria, ha destacado la "representatividad geográfica" de los compradores seleccionados, ya que pertenecen a los mercados exteriores que más interés generan en la industria alimentaria española.

"La feria es la más importante para el sector en España y supone un escaparate dentro de nuestra estrategia de internacionalización", ha afirmado, tras recordar que la estrategia de cara a otros países se basa en proyectar "la comunión entre la industria, la calidad del producto y la gastronomía".

Garzón ha señalado Asia como el mercado más interesante debido al rápido aumento de población y de renta per cápita de la región: "Va a ser un foco de crecimiento en el mundo durante los próximos 15 o 20 años, y ha indicado que en países asiáticos como China el producto español se identifica como de calidad.

La venta al exterior de productos agroalimentarios -capítulo donde se incluyen desde frutas y verduras hasta alimentos procesados- superó los 50.000 millones de euros en 2017, un 17 % de todas las exportaciones españolas, según sus datos.

La industria de alimentos y bebidas aporta cerca del 60 % de todos esos ingresos, y en los últimos años registra tasas de crecimiento a doble dígito.