Diario Vasco

Bisáu, 17 abr (EFE).- El presidente de Guinea Bisáu, José Mário Vaz, ha nombrado a Aristide Gomes como primer ministro, el séptimo en esta legislatura -que empezó en 2014-, para tratar de buscar un consenso que solucione la crisis política en el país, informan hoy medios locales.

Vaz firmó un decreto presidencial este lunes y Gomes tomó posesión de un cargo que ya había ejercido entre 2005 y 2007, y en el que ahora sustituye a Artur Silva, nombrado primer ministro el pasado 30 de enero.

Gomes es el séptimo primer ministro nombrado por el presidente desde que ganara las elecciones en 2014, y su nombramiento podría suponer un desbloqueo de la situación política, debido a que en su elección estuvieron involucradas las cinco formaciones con representación parlamentaria.

Asimismo, influyó en esta decisión la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), que intervino para advertir a Vaz de que la designación de Silva no respetaba el acuerdo de Conakri, por el que el jefe de Estado y partes de su partido que están contra él acordaron nombrar un primer ministro de consenso.

"Seré un moderador y me basaré en los principios constitucionales establecidos, y también en las guías del Acuerdo de Conakri", prometió el nuevo primer ministro durante su investidura, en la que pidió a los actores políticos que cooperen para no volver a regresar a un nuevo período de transición.

Las negociaciones de la CEDEAO en el país también han conseguido que Vaz convoque elecciones legislativas, fijadas para el próximo 18 de noviembre.

La crisis política en Guinea-Bisáu y en el seno del gobernante Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC) data de 2014, año electoral que se saldó con la victoria de Vaz.

Entonces, el jefe de Estado, José Mário Vaz, y el primer ministro, Domingo Simões Pereira, mantuvieron un enfrentamiento público tras ser elegidos en las urnas y a pesar de pertenecer a la misma formación, que vive desde entonces evidentes tensiones internas.

Simões Pereira ha seguido al frente de un PAIGC enfrentado al jefe de Estado y a los 15 diputados -entre ellos, uno de los primeros ministros de Vaz, Baciro Djá- que fueron expulsados de la formación en enero de 2016 por "indisciplina".

Estas luchas intestinas han provocado desde entonces varias crisis políticas en el país, que sigue sin salir de la parálisis política y en una grave situación económica.

Este país de África occidental ha padecido numerosos asesinatos de dirigentes y levantamientos militares desde que declaró su independencia en 1973, con una única etapa de "paz política" gobernada durante 23 años por João Bernardo "Nino" Vieira, derrocado en 1999.

El último golpe de Estado se produjo en 2012, y en 2014 se restauró el sistema democrático y se celebraron elecciones pluripartidistas que se saldaron con la victoria del PAIGC.