Diario Vasco

Buenos Aires, 17 abr (EFECOM).- El Gobierno argentino reiteró hoy que sigue "trabajando" por cumplir la meta del 15 % de inflación prevista para 2018 a pesar de que los precios al consumidor acumularon hasta marzo un aumento del 6,7 % y el Fondo Monetario Internacional (FMI) previó hoy que acabará el año en el 22,7 %.

"Seguimos trabajando para cumplir la meta del 15 %. Estamos convencidos de que lo más complejo de la inflación está terminando ahora", explicó a la prensa el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña al término de la reunión del equipo de Gobierno en la Casa Rosada, en Buenos Aires.

Para Peña, los cuatro primeros de 2018 eran "más complejos" por los "reacomodamientos tarifarios" de los servicios públicos que faltaban.

"El último esfuerzo grande que restaba por hacer, a partir de lo que viene, es una cuestión mucho más acotada y estamos convencidos de que a partir de los indicadores de mayo vamos a ver una merma muy significativa", afirmó.

"Todos los años menos inflación que el anterior para terminar de sacar la inflación de la economía argentina", aseveró.

El presidente del Banco Central argentino, Federico Sturzenegger, habló de la posibilidad de una subida de las tasas de interés si la inflación no comienza a ceder a partir de mayo.

Sturzenegger reconoció que el dato de la inflación en marzo, que se ubicó en un 2,3 % respecto al mes anterior y acumula un aumento del 6,7 % en lo que va de año, "no fue el que querían" y que complica en gran medida llegar a la meta del 15 % anual.

A finales de diciembre pasado, el Gobierno corrigió la meta de inflación prevista para 2018, que en un principio había situado en el 12 %, y la colocó finalmente en el 15 %.